El trabajo de Fundación PROCLADE en el municipio de Puertollano no es algo nuevo. Desde hace más de 15 años, nuestra delegación lleva trabajando en el municipio con Proyectos de Desarrollo, Sensibilización y Comercio Justo. La Parroquia de las Mercedes, en la que están presentes los misioneros Claretianos, ha estado desarrollado desde hace 4 años su misión evangelizadora con un proyecto socioeducativo (apoyo escolar, talleres de manualidades, música y deportes), una escuela de padres y madres y un grupo de Pastoral Gitana.

Por su parte, hace solo unos meses, desde Fundación PROCLADE dimos el pistoletazo de salida a un proyecto nuevo, de acción social, especialmente emocionante para toda la organización y que buscaba dar respuesta a una realidad palpitante y necesaria que nos rodeaba. Nacía así en el mes de octubre en Madrid el primer Espacio de Cuidados, buscando atender las necesidades de las personas más vulnerables del barrio de Tetuán, un espacio que, desde su creación, no ha dejado de crecer y llegar a cientos de usuarios que se han acercado a nuestra sede.

Así, poco después, y ante la situación existente, se vio asimismo la necesidad de trasladar el Proyecto de Acción Social que se estaba ejecutando en Madrid a Puertollano, y por ello, desde junio, esta iniciativa comenzó su andadura en el municipio buscando trabajar con personas en una situación de desventaja social, a través de uno espacio de cuidados y unos grupos positivos que den respuesta a las necesidades de acompañamiento social y educativo que esas personas nos demandan y que ha sido posible gracias a la colaboración de la Diputación de Ciudad Real.

Los espacios de cuidados que han comenzado a llevarse a cabo constan de diversas áreas de información y asesoramiento, como son un espacio jurídico y legal, un espacio para la formación y la búsqueda de empleo o un espacio para el acompañamiento en gestiones burocráticas y administrativas, y ofrecen una atención directa e individualizada en la que la escucha activa sin límite de tiempo hace sentirse a la persona en un ambiente de desahogo y comprensión que nos facilita su acompañamiento.

Los grupos positivos, que comenzarán en los próximos meses servirán, por su parte, para el encuentro, la creación de redes de apoyo y formación y capacitación sobre tres necesidades y/o temas: Salud Financiera, Escuela de Familias y Apoyo Socioeducativo con menores.

El proyecto está naciendo, pero lo importante es que ya hemos comenzado a andar. Porque como nos señalan algunas de las personas que ya se han acercado a la delegación, la situación en la que se encuentran no es fácil y ya no saben a dónde acudir. Nuestro trabajo pretende ayudarles a encontrar de nuevo el camino.

Porque, en definitiva, como nos señala Carmen, técnica de acción social en la delegación: “lo que más nos acerca a estas personas es salir a la calle, a sus calles, sus casas y sus barrios, para que sientan que cerca de ellos está una persona que va a poder acompañarles, escucharles, guiarles y orientarles cuando más lo necesiten.”