Desde hace unos meses, y gracias a la financiación de la Junta de Castilla y Leónentre otros colaboradores, estamos llevando a cabo en la región de Njombe, en Tanzania, un proyecto destinado a garantizar el Derecho a la Educación infantil y primaria regular para niños y niñas de la aldea de Igagala, mediante la construcción de una unidad educativa completa que busca mejorar el acceso, la calidad y la equidad educativa en la zona.

De forma complementaria al desarrollo de este proyecto de cooperación internacional, y buscando acercar al alumnado castellanoleonés la realidad del Derecho a la Educación en todo el mundo y, en especial de su situación en África y en Tanzania, desde Fundación PROCLADE hemos estado recorriendo seis centros escolares de la región, ofreciendo a los chicos y chicas de Castilla y León una visión más completa de la situación educativa en ese continente para que, como ciudadanos globales que son, puedan comprender más y mejor lo que este derecho significa tanto en España como en otras partes del mundo.

Para lograr este objetivo de sensibilización,  niños y niñas del CEIP Federico García Lorca y del colegio La Milagrosa (Tudela de Duero) en Valladolid, del CEIP Nuestra Señora de Ronte (Osorno, La Mayor) en Palencia, del Colegio Claret de Aranda de Duero (Burgos), del Colegio Corazón de María de Zamora y del Colegio Claret de Segovia, han disfrutado tanto de una exposición sobre África, Tanzania y el Derecho a la Educación, como de unos talleres que han buscado profundizar en esas temáticas de un modo lúdico y atractivo para su alumnado.

En el marco de la exposición, también se han expuesto datos e información en relación al proyecto de cooperación que Fundación PROCLADE estamos desarrollando en Tanzania gracias a la financiación de la Junta de Castilla y León y que, en total, inicialmente busca cubrir las necesidades básicas de aprendizaje para 160 niños y 160 niñas del área rural en Ulembwe, Njombe (Tanzania), en concreto en la aldea de Igagala, mediante la puesta en marcha, como ya se ha mencionado, de una serie de aulas educativas de primer ciclo y de servicios educativos complementarios.

 

El proyecto prioriza, por tanto, la educación como pilar de desarrollo y se enmarca en el denominado Enfoque Basado en Derechos Humanos, que reconoce el Derecho Humano a la Educación como un derecho básico para garantizar las condiciones de vida dignas de todas las personas.

En definitiva, un gran proyecto que desde Tanzania, y también desde España, propugna la relevancia del Derecho a la Educación de forma universal, algo que también  se materializa en los recientes Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuyo ODS 4 señala como prioridad el “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.