La escuela Joseph Xifré en Champ de Tirs, extrarradio de Kinshasa (República Democrática del Congo), proporciona el ciclo completo de educación a uno de los colectivos más vulnerables y carentes de medios educativos y recursos económicos como son los niños y niñas que viven en la zona. 

El alumnado de Champ de Tirs volvió a las aulas en septiembre de 2019 gracias al proyecto que Fundación PROCLADE emprendió hace alrededor de 3 años, el cual buscaba mejorar el acceso, la calidad y la equidad de la enseñanza infantil y primaria de estos niños y niñas mediante la construcción y equipamiento de una unidad educativa. 

Pues bien, durante este curso académico se emprendió otro proyecto, con la participación del Ayuntamiento de Gijón, el Ayuntamiento de Avilés y la Fundación Bancaja y Bankia, en el que se ha podido comenzar a trabajar en la pavimentación del patio y construcción de un tanque para la recolección de agua de lluvia. La idea central de esta iniciativa es dotar de una mejor infraestructura al centro educativo para mejorar su calidad y así garantizar un espacio con garantías sanitarias donde los niños y niñas puedan llevar a cabo su desarrollo educativo.  

Para lograr este doble objetivo, el proyecto que se está llevando a cabo, está permitiendo el autoabastecimiento de agua al colegio mediante una cisterna que almacena el agua recolectada de la lluvia y, además, se está contribuyendo a un entorno sanitario seguro con un nuevo pavimento que protege la zona de los consecuentes barros y lodos que las lluvias producen, y que son fuente de infecciones para los niños y niñas del colegio. Junto con estas acciones y con el objetivo de lograr una mejor concienciación sobre la importancia de prevenir este tipo de enfermedades entre la población, se están llevando a cabo, de forma paralela, talleres de higiene básica impartidos al alumnado y a las familias, los cuales adquieren especial importancia en este tiempo de pandemia que comienza a afectar zonas como Champ de Tirs. 

Gracias a este proyecto se han visto ya beneficiadas más de 1200 personas, pero si quieres colaborar a la protección de los niños y niñas de esta zona, lo puedes hacer donando kits de higiene básica especiales para la emergencia sanitaria provocada por el COVID o apadrinando a alguno de estos niños y niñas para garantizar que puedan seguir acudiendo a la escuela durante la pandemia.