En medio de la compleja coyuntura que vive Sudán del Sur, esta propuesta trata de incidir en los problemas más acuciantes del país, esto es: la falta de cobertura de necesidades básicas, la inestabilidad social, el precario accedo a la atención sanitaria básica y a la educación, lo cual genera una carencia de profesionales en diferentes sectores de servicios para la población más carente de recursos. Esto, sumado a los continuos brotes de violencia, dificulta la consolidación de la paz y lastran el desarrollo de una de las poblaciones más pobres del mundo.

Esta iniciativa pretende apoyar los procesos de formación de al menos 90 estudiantes al año en las especialidades de enfermería y matrona, abiertas para recibir estudiantes de todo el país. El proyecto de formación de personal sanitario sigue el Currículo oficial del Ministerio de Salud, institución que avala, supervisa y valida el título obtenido. La iniciativa que se está llevando a cabo se compone de la compra de equipos (paneles solares para abastecimiento eléctrico y ordenadores para los estudiantes) y el pago de los salarios del personal docente.