“Con voluntariado, unidos somos más fuertes”, ese es el lema de este año propuesto por Naciones Unidas.

Un lema proveniente de una gran verdad y que en estos tiempos complejos se demuestra que unidos somos más fuertes, que nos necesitamos y que necesitamos de todas las personas de buen corazón que regalan su tiempo, conocimiento, ánimo, esfuerzo, entrega, tesón y cariño en cada una de las acciones que hacen del mundo un lugar mejor.

Este 2020 nos ha tocado sobreponernos, han sido tantas y tantas las personas que han estado en la primera línea de batalla contra un virus que invisible sigue pasando entre nosotros y recordándonos que sólo trabajando juntos, unidos y pensando en los demás, podemos combatirlo. 

En esa primera línea, millones de personas y cientos de disciplinas profesionales para que todos pudiéramos hacer una vida: la persona que conduce el autobús, la persona que nos cobra en el supermercado a la persona que nos atiende en un hospital cuando nos encontramos mal, y entre todo lo vivido, sin hacer ruido pero dejando huella, cientos de voluntarios y voluntarias han seguido trabajando, ayudando a quienes más lo necesitaban y necesitan, trabajando más que nunca. 

En todos los lugares del mundo el voluntariado ha hecho frente a la pandemia, pero también han seguido haciendo todo su trabajo, el que ahora parece tan lejano, el que se hacía antes de marzo y que sigue siendo vital.

Hoy, nuestras felicitaciones van para todos los voluntarios y voluntarias que trabajan en todo el mundo, y una felicitación especial al voluntariado de PROCLADE, que han seguido en este 2020 dando apoyo administrativo, online, en comercio justo, en sensibilización, en comunicación, en acción social. Felicitaciones también especiales para todos los voluntarios y voluntarias en los proyectos de los países en los que trabajamos que han seguido día a día haciendo su labor, y haciendo frente a la pandemia, entregando comida, medicinas, productos de higiene, etc. También hoy, con mucho cariño y un recuerdo especial, nuestras felicidades a  nuestro voluntariado mayor, todas aquellas personas mayores que dedican su tiempo y sabiduría en cientos de entidades como la nuestra.
 
Y hoy también, queremos recordar, felicitar y orar por todas las personas voluntarias que, desde la primera línea frente a esta pandemia, han estado ahí, dando todo su corazón en 2020, porque nos dejan su sembrado, una plantación de esperanza, de esfuerzo, de cariño y de entrega. Nuestros corazones azules en este día internacional del voluntariado son por vosotros y vosotras que nos habéis dejado huella, que nos inspiráis y que nos hacéis recordar que “con voluntariado, juntos somos más fuertes”. GRACIAS.
 
 
Por Francisco Carril Álvarez
Director de Fundación PROCLADE