Este proyecto apoya el proceso democrático iniciado y el Acuerdo de Paz en territorios étnicos del Bajo Atrato colombiano mediante la formación y fortalecimiento en capacidades comunitarias hacia la consolidación de la paz territorial –SéPaz- implicando a 4 organizaciones étnico-territoriales (en adelante, OET’s), conocidas como autoridades de población afrodescendiente-indígena, y a mujeres y jóvenes víctimas del conflicto vivido, de los municipios de Riosucio y Carmen del Darién. Este proyecto surge del convencimiento de que la construcción de la paz exige la participación activa de las comunidades que han padecido los rigores de la guerra reivindicando el derecho a ser protagonistas de su desarrollo hacia una proyección de futuro mediante la formación, así como mostrar propuestas de protección ante posibles acciones de violencia. Todo ello es relevante para que el posconflicto sea efectivamente una etapa de construcción de una sociedad pacífica. Este proyecto consiste en talleres de formación e iniciativas de fortalecimiento donde se reflexione y actúe de forma crítica sobre los retos que se presentan en la región, el paso del post-conflicto a la paz posibilitando capacidades para cambiar las condiciones sociales, ya que no se puede hablar de cambio social y paz cuando las comunidades carecen de seguridad y conocimientos para todos hombres y mujeres para logran condiciones de vida dignas.

Este proyecto beneficiará directamente a 300 personas (65% mujeres lideresas de las OET´s y 18% serán jóvenes, víctimas de la guerra; el resto hombres implicados en el proceso de paz.