Akay Kalinga es una residencia temporal para los niños de la calle donde se ofrece un hogar alternativo para los niños que buscan refugio después de un día duro de trabajo en la calle. La mayoría de estos niños trabajan como vendedores, cuidando coches y motos en las zonas de aparcamiento, haciendo pequeños trabajos en la zona del puerto y mendigando.

Mediante esta iniciativa se ha colaborado en los gastos de alojamiento, manutención y manteniendo de los 25 niños que están recibiendo atención.