En la República Democrática del Congo, África, pese a ser el país del continente con más recursos hídricos, siguen existiendo zonas donde el abastecimiento de agua potable corriente es un lujo al que muy pocos tienen acceso. En concreto, menos del 29% de la población en las zonas rurales tiene acceso al agua potable y menos de un 31% cuenta con servicios de saneamiento adecuados, por lo que están expuestas al riesgo de contraer enfermedades mortales transmitidas por el agua, como el cólera.

De hecho, según datos de diversas organizaciones internacionales, se calcula que al menos 5 millones de niñas/os han muerto a lo largo de los últimos 20 años en África a causa de enfermedades prevenibles provocadas por la falta de acceso a un sistema sanitario y a agua potable.

 

 

Ante esta realidad, surgió el actual proyecto de cooperación con el que Fundación PROCLADE, en colaboración con Ayuntamiento de Valladolid, está buscando paliar la situación que se vive en concreto en Champ de Tirs, un barrio a las afueras de la capital del país, Kinshasa, así como de la escuela Joseph Xifré situada en esta zona, dotando a ambos de una infraestructura que permita su adecuado abastecimiento de agua.

El Derecho al Agua ocupa el sexto puesto en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El objetivo 6, en su segunda meta nos dice que “lograr el acceso a un saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos para el año 2030” es un fin para todos y todas. Por este motivo, y para hacer realidad este derecho, con este proyecto específicamente se ha buscado mmejorar la calidad de vida de la población del barrio Champ de Tirs, mediante la construcción, equipamiento y funcionamiento de un pozo de agua potable.

 Además, para favorecer el buen uso de la infraestructura y su gestión a largo plazo, el proyecto ha buscado la creación de unos Comités de mantenimiento del agua y se está dando formación a la población y al alumnado del colegio sobre buenas prácticas de conservación y manejo del agua potable.

De este modo, esta iniciativa logrará beneficiar a los 1.254 habitantes del barrio de Champ de Tirs y especialmente niñas/os de la escuela.

Porque el acceso al agua permite el desarrollo de las comunidades, al tiempo que mejora sus condiciones de vida y salud, desde Fundación PROCLADE seguiremos trabajando por proyectos que sigan promoviendo el crecimiento de todos los pueblos y garantizando todos sus derechos fundamentales.