El día 16 de abril, en el que se conmemora el Día Mundial contra la esclavitud infantil, junto con el 12 de junio, Día Mundial contra el trabajo infantil, son días nos recuerdan que aún hoy que la infancia sufre una realidad que no debería existir. Una situación latente y muchas veces olvidada, pero de las más tristes, y desde luego vergonzosas, que vive nuestra sociedad, porque en el centro de la injusticia están los más vulnerables: millones de niños y niñas de todo el planeta. Y es que, según datos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), pese a que el trabajo infantil ha disminuido un 38% en el último decenio, aún hay 152 millones de niños que se ven afectados por el mismo.[1]

 

 

Son datos muy elevados,  y que no deberían caer en el olvido. Para evitar que esto suceda, de hecho, este año 2021 ha sido declarado por la Asamblea de las Naciones Unidas como el Año Internacional para la erradicación del Trabajo Infantil. Con esta declaración se ha invitado a sus Estados Miembros a “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de personas y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, de aquí a 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.

Está claro que la sociedad, y más aún las organizaciones no gubernamentales, no podemos quedar indiferentes ante estas cifras y ante el llamamiento que nos hacen desde los organismos internacionales. Debemos reaccionar y lo debemos hacer trabajando y dotando a todos los pueblos y comunidad de todo el planeta de las herramientas educativas, sociales, laborales…necesarias para que esa realidad sea completamente erradicada.

Debemos trabajar por y para la infancia. Ellos y ellas, niños y niñas, tienen que, de un modo u otro, estar presentes en todos nuestros compromisos y proyectos. Eso es algo que siempre hemos tenido presente en Fundación PROCLADE donde, desde nuestro nacimiento hace ya 25 años, hemos puesto en el centro de nuestras políticas el favorecer los derechos de los niños y niñas.

En este sentido podemos mencionar el trabajo que realizamos, por ejemplo, a través de cualquiera de los programas de apadrinamientos a la infancia que desarrollamos en países como India, Bolivia, Colombia, Perú, El Salvador, Haití u Honduras,  y que buscan mejorar las oportunidades de futuro de miles de niños y niñas en cada uno de esos lugares; pero también podemos destacar otros de nuestros proyectos que buscan fomentar, entre otras cosas, el derecho a la educación, tales como, el que actualmente estamos implementando en Tanzania, y que contempla la construcción y equipamiento de una unidad educativa completa de infantil y primaria para los niños y niñas el área de Ulembwe.

Si quieres ayudar a que desde Fundación PROCLADE sigamos haciendo posibles proyectos como éste, puedes colaborar a través de este formulario (haz click aquí) o puedes apadrinar a un niño o una persona mayor a través de este otro formulario (haz clic aquí).

 

[1] https://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_766354/lang–es/index.htm