En este momento, gobiernos y oficiales de la UE están decidiendo el destino de una importante reforma democrática que podría comenzar a transformar el modo de hacer política en Europa, dominada hasta ahora por una élite conformada por gobiernos, y poderosas empresas y grupos de presión.

La Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) obligará a la Comisión Europea a considerar y responder a las solicitudes que provengan de al menos un millón de ciudadanos.
Se trata de una innovación radical en el modelo de gobierno de la UE.

Miembros del Parlamento Europeo están luchando contra viento y marea para lograr la adopción de normas que faciliten el acceso a la ICE. Necesitamos generar urgentemente una protesta ciudadana masiva para apoyar a los parlamentarios y contrarrestar la oposición.

Pincha en el enlace y firma la petición: el eurodiputado Gerald Häfner, que está en primera línea de las negociaciones, presentará nuestra petición en todas y cada una de las reuniones en Bruselas en las que nuestra voz pueda marcar una diferencia:

Avaaz.org – ICE iniciativa –

Durante décadas, la UE ha sido acusada de padecer procesos de toma de decisión complejos y poco democráticos, lo que ha supuesto que la política europea resulte inaccesible para los ciudadanos. Pero ahora, la Iniciativa Ciudadana Europea, introducida por el Tratado de Lisboa el año pasado, podría convertirse en un verdadero punto de inflexión en los esfuerzos por reducir el actual déficit democrático de la UE.


La Comisión Europea también ha propuesto algunas condiciones muy estrictas, relativas al plazo máximo para juntar las firmas y al número de firmantes necesarios por país, que en la práctica excluirían a muchos grupos de ciudadanos de la posibilidad de utilizar la Iniciativa. El Parlamento ha respondido a estas propuestas con propuestas más favorables para los ciudadanos: por ejemplo, un plazo de 18 meses para la recolección de firmas y el establecimiento de cuotas nacionales más flexibles (una quinta parte de todos los Estados miembros de la UE) necesarias para la aceptación de una iniciativa.

Las negociaciones están entrando en la fase crítica: actuemos ahora para que la Iniciativa Ciudadana Europea pueda convertirse en un verdadero instrumento democrático y el gobierno de la UE esté al servicio de todos nosotros. ¡Firma ahora!