La desnutrición infantil es un problema extendido en los suburbios de Lima (Perú). Para combatirlo, Fundación PROCLADE promueve una panadería en la región, donde alumnos del colegio Toribio de Luzuriaga y Mejía puedan formarse en temas de nutrición.

Y sin duda, esta iniciativa ha gustado al Ayuntamiento de Logroño, que ha decidido financiarla con 61.000 euros. Concretamente, la panadería se ha construído en las inmediaciones de la escuela infantil, con el objetivo de alimentar a los cerca de 1.000 niños que estudian en este centro de la capital peruana. Para ello, se elabora un pan con nutrientes específicos que complementan la alimentación de los más pequeños.

Pero esta panadería no sólo lucha contra la desnutrición infantil. Además, también sirve para que los escolares de más edad aprendan un oficio al que puedan dedicarse al terminar sus estudios.

Junto con Fundación PROCLADE, otras de las iniciativas de cooperación internacional subvencionadas por el Ayuntamiento de Logroño ha sido la construcción de 52 viviendas en la India por la Fundación Vicente Ferrer o un proyecto de higiene y salud alimentaria en El Salvador, promovido por Manos Unidas.