Estos meses de verano son momentos para disfrutar, conocer nuevos lugares, aprender, sacar tiempo para estar con la gente y renovar y recuperar fuerzas. Te proponemos 5 formas para que tu compromiso y solidaridad también disfruten, se renueven, aprendan y te acompañen.

 

1. SI EL CACAO SE VA DE VACACIONES, VE TRAS ÉL. Estos meses las importadoras, tiendas y puntos de venta no distribuyen chocolate de Comercio Justo porque con el calor se estropea y no llegaría con la calidad y el sabor que disfrutamos durante el resto del año. Pero si estás pensando en viajar, ¿qué mejor lugar que en busca del cacao? La agencia de viajes de turismo responsable Wátina Tours organiza para el mes de Agosto un viaje para conocer las plantaciones de cacao de Comercio Justo de Ecuador, encontrarnos con los productores y productoras, compartir el proceso de recolección y saborear esos primeros chocolates del curso. Además, Agosto es un mes privilegiado para estar en Ecuador porque la ballena jorobada llega en su recorrido de migración a esas costas del Pacífico. Ballenas, chocolate, mar y buenas personas, ¿qué más se puede pedir a un viaje?

 

2. NEVERAS LLENAS DE COMERCIO JUSTO. Si tu plan es más cerca de casa, asegúrate de que tienes cerca cervezas, zumos y refrescos con sabor a vida, ¡y bien fríos! No hace falta que llenes la maleta con tus productos de Comercio Justo, infórmate del punto de venta o la tienda más cercana a donde vas a ir y aprovecha para probar nuevos sabores y darlos a conocer entre tu gente. Además, si vas a estar al sol, protégete y cuida tu piel cuidando el medio ambiente con las cremas y productos solares de Equimercado. Pincha aquí para conocerlos y o aquí para encontrar tu tienda.

 

3. UN BUEN MOMENTO PARA CREAR CONCIENCIA. Aprovecha para leer algún libro que te ayude en tu formación (como ‘POR UNA ÉTICA DEL CONSUMO’) o disfruta de cuentos de otras culturas y países como los que encontrarás en esta página web: cuentos del mundo.

 

4. APAGA LAS LUCECITAS ROJAS. Si vas a salir de casa, asegúrate de que además de apagar la tele y los aparatos electrónicos, no queden encendidas las luces rojas del led. No sólo ahorraréis dinero en vuestra factura (consumen entre el 5% y el 10% de la energía total de tu casa) sino que también ahorraréis un esfuerzo de energía innecesario al medio ambiente.

 

5. CONSUME PRODUCTOS LOCALES. Aprovecha que tienes algo más de tiempo para ponerte en contacto con grupos de consumo cercanos a tu casa (puedes informarte pinchando aquí) y evita comprar congelados y en grandes superfecies. Así favorecerás el comercio justo también en tu localidad y la vida de las personas que trabajan en la agricultura. Además, pocas cosas hay mejores para comer en Julio que un tomate recién cogido de la huerta.