Desde Fundación PROCLADE siempre hemos manifestado nuestra clara posición a favor del Derecho Universal a la Salud. Así lo hemos demostrado en cada uno de los proyectos que hemos ido desarrollando a lo largo de los años, así como en nuestro compromiso con los Derechos Humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Siguiendo esta estela y ante la pandemia COVID-19, no hemos querido tampoco quedarnos parados y, desde el principio, hemos tratado de hacer llegar nuestra ayuda a todos los países con los que colaboramos en forma de programas de cooperación y ayuda de emergencia de muy diferente tipo, que han permitido y están permitiendo a las comunidades mejorar las condiciones económicas y sanitarias a las que se enfrentan sus habitantes.

 

No queriendo quedarnos quedarnos ahí, y sabiendo la importancia que tiene el acceso a las vacunas de todas la personas en todo el mundo, nos hemos adherido también a la  Iniciativa Ciudadana Europea ‘Right to Cure’, una coalición de más de 200 organizaciones europeas de la sociedad civil de 14 países europeos, cuyo objetivo es “impulsar una propuesta legislativa para instar a la Comisión Europea a que los productores de vacunas, como Pfizer/BioNTech, AstraZeneca y Moderna, compartan los conocimientos y la tecnología de las vacunas, renuncien a las patentes de manera temporal y permitan una producción de las vacunas a nivel mundial que asegure un acceso universal.

Según explican desde la misma plataforma, además lo que busca la iniciativa es “compartir la tecnología” ya que de este modo se “eliminaría un obstáculo para el aumento de la producción actualmente retrasada ” y se lograría  “la igualdad de acceso a las vacunas para todas las personas, en todo el mundo. De esta forma se aceleraría la vacunación mundial evitando la aparición de variantes más agresivas y letales”.

Para lograr estos objetivos, la iniciativa necesita un millón de firmas de apoyo de ciudadanas y ciudadanos de la Unión para así, poder proponer a la Comisión Europea una reforma legislativa que haga que vacunas y tratamientos sean considerados bien público global.

Desde Fundación PROCLADE os animamos a suscribir, apoyar y difundir la campaña que ya tiene el apoyo de más de un centenar de organizaciones en toda Europa. Hazlo firmando aquí.