El primer Vicepresidente y líder de la oposición durante la guerra civil en Sudán del Sur, Riek Machar, después de mucho tiempo, ha regresado a Sudán del Sur. No ha habido disturbios ni violencia en Juba desde su llegada. El Gobierno de Transición de la Unidad Nacional ya se está formando. La semana pasada, escuché que el Arzobispo de Juba hablaba con mucha más confianza sobre el proceso de paz después de haber asistido a una recepción del Gobierno sólo unos días antes. Todavía existen generales sueltos alrededor del país con sus propias milicias, las cuales dicen no aceptar la paz y querer continuar con la violencia, pero parece que incluso éstas están siendo instigadas por las tropas del Gobierno. Pero, sin embargo, en general, parece que el país está más estable.

La economía, sin embargo, todavía necesita asentarse. El tipo de cambio no oficial está alcanzando un alto de SSP45 por 1USD, comenzó a caer hasta llegar en Juba a los SSP28 por 1USD. Pero en los últimos días ha vuelto a subir a los SSP33 el Dólar. Un artículo publicado hace unos días empezaba así:“ La gente que reside en la capital de Sudán del Sur, Juba,  ha pedido a la nueva unidad del gobierno de transición que les ayude a mejorar las condiciones del alto coste de vida actual. El nuevo gobierno de transición de Sudán del Sur se enfrenta a una ardua tarea al tratar de resucitar una economía, que durante largo tiempo ha sido dependiente del petróleo, para poder sobrellevar el presupuesto anual”. Mientras los precios suban cuando el tipo de cambio incrementa, no parecerá que caen cuando el tipo de cambio baje.

Desde Mebourne, ha llegado el capellán de la Comunidad de Sudán del Sur en dicha ciudad, George Meat Pietsch, el cual se encuentra visitándonos actualmente. El pasado domingo, le llevé hasta la Catedral donde asistió a la misa celebrada por su amigo, el Santo Obispo. George entró en la Casa Obispal para saludar al Obispo y, para su sorpresa, se encontró con Riek Machar, quien no es católico pero sí está casado con una católica. Así que estuvieron charlando en Nuery. Después, el Vicepresidente Machar habló de forma optimista durante media hora en la catedral promoviendo la restauración de la paz.

George tiene varios familiares muy cercanos y unos cuantos amigos en la ciudad de Juba. Hace una semana bautizó a 104 personas en el Campo de Protección de Civiles (POC), incluyendo a dos de sus sobrinos. ¡Los bautizos duraron 4 horas! George se ha focalizado principalmente en devolver un luminoso contenedor lleno de ropa, comida, bicicletas, material escolar y otras muchas cosas, el cual llegó aquí en 2013 justo antes de que empezara la lucha. Desde Juba a su destino de Bentieu. Con la ayuda de los Servicios Católicos de EEUU, el contenedor está ahora mismo de camino a Bentieu. En pocas semanas, la lluvia dejará los caminos intransitables. George pasará las próximas semanas en Bentieu asegurándose de que todos los bienes se distribuyan a los más necesitados y, de acuerdo con los catequistas de allí, bautizando a más bebés que en Juba. Su vuelta, y la llegada del contenedor, es un gran mensaje de esperanza para la gente de allí.  

Recientemente, he tenido una serie de reuniones con uno de nuestros profesores, Gatwech Wiyual. “Gatwech” significa “hijo de la tierra”. Gatwech es de Malakal y fue uno de esos estudiantes que formó parte de nuestros programas de capacitación cuando la violencia estalló a finales de 2013 causando el cierre de nuestro campus de Malakal. Con fondos de los donantes, pudimos mandar a Gatwech a Yambio donde terminó su curso, pero todavía no ha podido regresar a Malakal hasta que aquello no sea seguro. Por tanto , ahora está viviendo en el Campo de Protección de Civiles de Juba donde la Unidad Nacional provee de comida y abrigo, pero no de escolarización. Así que Gatwech, y otros treinta graduados en secundaria, ocho de ellos ya capacitados, han creado su propia escuela de voluntarios para más de 300 niños de primaria. Gatewch y yo nos hemos reunido para planificar y organizar un proyecto para recaudar fondos con el fin de adquirir material escolar básico. Es admirable ver a estos profesores voluntarios intentado dar la oportunidad a, al menos, algunos de esos niños en este masificado lugar.

No todo es división en Sudán del Sur. De hecho, en esta escuela, que han llamado algo pretenciosamente, “Centro de Aprendizaje Superior del Nilo”, están enseñando no sólo las asignaturas básicas como Inglés, Matemáticas o Ciencias, sino también Educación Religiosa, Ciencias Sociales y las lenguas Nuer, Shilluk y Anyuak. Siempre tienes más posibilidades de socializar cuando hablas alguna otra lengua.  Estamos en un camino duro en Sudán del Sur pero, si miramos hacia el futuro, se ven señales de que el camino se está volviendo más suave.