Compartimos con vosotros uno de los días del viaje que compartimos Fundación PROCLADE y RTVE (el equipo del programa ‘Pueblo de Dios’) en Honduras. En concreto, en La Ceiba, en el centro de medicina natural Siloé, con el que colaboramos desde hace años. 

Podéis seguir el viaje a través del blog del programa: RTVE Pueblo de Dios. También podéis encontrar información sobre los proyectos de cooperación en Honduras y en otros países de África, Asia y América en nuestra sección de PROYECTOS.

 

RITA Y LOS MILAGROS DE LA BIOSALUD

A poco más de veinte minutos de La Ceiba, donde empieza la falda de la montaña, se encuentra el centro de medicina natural integral Siloé. Desde hace 12 años, gente de todo el país se desplaza hasta aquí para curar sus males con el uso de distintas terapias limpias.

 
La hermana Rita está al frente de este rincón milagroso. Nos recibe con un jugo verde delicioso y, por lo visto, muy beneficioso. Es una Misionera Cordimariana que nació hace 70 años en Zacatecas (México), que vive en comunidad con la hermana Margarita, otra mexicana -ésta del DF- en el barrio más complicado de La Ceiba, en Las Mercedes, rodeadas de mareros, pobreza y mucha violencia.
 
El centro es una auténtica maravilla. Aquí cultivan las plantas, frutos, flores y hierbas que luego preparan para venderlos a precios populares. Pero lo mejor de todo no es que vendan una miel deliciosa, jarabes para la tos, gotas para el reúma, cremas para la piel o pastillas para el tránsito. Lo mejor es que tienen una consulta para el diagnóstico biomagnético y le dicen a uno qué es lo que tiene mal y el tratamiento que necesita. Otras veces -no pocas- son los médicos los que mandan a los pacientes desahuciados con enfermedades complicadas para que desde Siloé les ayuden a mejorar su calidad de vida y, en ocasiones, a curarse. 
 
Ni qué decir tiene que todo el equipo aprovechamos para que nos hiciesen un diagnóstico biomagnético y, de paso, comprar un saco con todos los jarabes, píldoras y hierbas para mejorar nuestra maltrecha salud sin temor a los efectos secundarios. 
 
Aquí viene gente que ha tenido, por ejemplo, una llaga durante más de veinte años y, con medicina natural, la hemos curado en menos de quince días‘. La hermana Rita, que habla suave y se mueve con dulzura entre pacientes y colaboradores. Y habla de cómo se pueden curar enfermedades que para la medicina convencional son incurables. Y nos pone ejemplos de familias que vienen desde los rincones más apartados del país para que ellos les curen. El calor mientras grabamos se hace cada vez más sofocante y la hermana Rita nos ofrece ‘horchata’, otro de sus zumos. En esta ocasión es blanco, menos dulce aunque igual de sabroso.
 
La hermana Rita, junto con sus doce colaboradores, ha atendido el último año a más de 5.000 pacientes. En Siloé se han dado alrededor de 160 cursos de biosalud y han recibido la visita de medio centenar de centros educativos.
 
El uso del áloe vera, la moringa, la soja, la meditación y el ejercicio moderado son aceptados en casi todo el mundo como algo muy beneficioso. En Siloé, además, saben cómo usarlo, quién lo debe usar, cuándo y para qué.