La Escuela superior de Killai, que imparte clases a 860 niños y niñas , en su mayoría procedentes de familias de pescadores, fue seriamente dañada por el tsunami de diciembre de 2004.

En concreto, el proyecto consiste en:

- Construcción del patio de juego y deportes, necesario como terapia entre los alumnos y alumnas para superar los traumas causados y volver a receptar la sonrisa.

- Suministro de nuevo mobiliario y útiles escolares, para que los niños/as puedan estudiar con unas mínimas condiciones.