Ampati, en el estado de Megalaya en el Noreste de la India, es un pueblo en los que los Misioneros Claretianos llevan trabajando más de 10 años. En este sentido, y gracias a las acciones de cooperación que allí se han desarrollo, ha sido posible dotar a este territorio de una escuela y de unas estructuras educativas que no existían y que obligaban a los estudiantes a desplazarse muchos kilómetros para ir a la escuela más cercana o en muchos casos a quedarse sin su Derecho a la educación.

Es en este contexto, en el que se enmarca el proyecto de “Mejora del acceso a la educación escolar y formación profesional en Ampati”, que actualmente estamos llevando a cabo en la zona con la colaboración del Ayuntamiento de Gijón. Gracias a este proyecto se ha podido ampliar la oferta educativa mediante la ampliación de las estructuras escolares que ahora pueden acoger a estudiantes de los grados XI y XI, lo que posibilitara que cientos de alumnos y alumnas de esta área puedan así terminar el ciclo escolar completo.

 

Además, gracias a esta iniciativa con la que hemos logrado beneficiar de forma directa e indirecta a más de 1700 personas, hemos contribuido a ampliar también el programa formativo para el alumnado, dando formación al profesorado en temas de medio ambiente, género, salud comunitaria y Derechos laborales. Con la introducción de estos nuevos programas formativos, durante este curso escolar los niños y niñas han podido, asimismo, participar de forma activa en el desarrollo de su entorno llevando a cabo actividades en las comunidades locales sobre temas de ambiente y salud y, por ejemplo, se han hecho talleres sobre la prevención del embarazo juvenil, sobre higiene y sobre el cuidado del medio ambiente y la prevención de la malaria.

Asimismo, y como parte de este proyecto, caben destacarse también las actividades de intercambio de saberes que se han llevado a cabo entre el profesorado y alumnado del colegio de Ampati y el colegio Corazón de María en Gijón (España), en los que tanto las alumnas y los alumnos de la escuela como el cuerpo de profesores han podido compartir las actividades que llevan a cabo en ambas instituciones sobre temas de medio ambiente, algo que ha sido especialmente emocionante, ya que ha permitido ver cómo estudiantes tan distantes geográficamente sin embargo pueden compartir el mismo compromiso con el medio ambiente y el cuidado del territorio y como gracias a encuentros como este hayan podido aprender cada uno la realidad del otro.

Mario Pinucci
Técnico de Cooperación para el Desarrollo y Ayuda Humanitaria en Fundación PROCLADE