Clases, recreos, semanas solidarias, más clases, convivencias, viajes, laboratorios, apadrinamientos, intercambios de idiomas, jornadas misioneras, visitas culturales, campañas de sensibilización…

La vida de un colegio da para esto y mucho más. Y no queríamos dejar de pasar la primera mitad de este 2016 para agradecer a nuestros siete colegios claretianos de la Provincia de Santiago esa vida que nos llegan de alegría y color.

Colegio Claret Valencia Benimaclet, Colegio Claret Valencia Fuensanta, Colegio Claret de Madrid, Colegio Claret de Segovia, Colegio Claret Aranda, Colegio Corazón de María de Gijón y Colegio Corazón de María de Zamora… Miles de alumnos, padres y madres, cientos de profesores y trabajadores… todos ellos convencidos de que la educación cambia el mundo. Y trabajan para ello. Son un ejemplo de tesón y constancia. De trasmisión de valores. De demostrarnos lo bien que funciona el trabajo en equipo. Por todo ello, y siempre, ¡gracias!