[[{‘type’:’media’,’view_mode’:’media_large’,’fid’:’6289′,’attributes’:{‘alt’:”,’class’:’media-image’,’height’:’480′,’style’:’width: 300px; height: 300px; float: left; margin-left: 10px; margin-right: 10px;’,’typeof’:’foaf:Image’,’width’:’480′}}]]‘La lluvia sólo es un problema si no te quieres mojar’. El pasado sábado los alumnos, alumnas, padres, madres y profesores del Colegio Claret de Madrid hicieron suyo este proverbio japonés y demostraron su generosidad y entrega en la II Carrera Solidaria.

Bajo una lluvia incesante, centenares de pequeños y mayores no dudaron en ponerse la ropa de deporte y completar las carreras correspondientes, desde unos pocos metros los niños y niñas de Educación Infantil hasta 5 kilómetros los adultos y estudiantes de Bachillerato. Precisamente las carreras más largas, esta vez sí, se pudieron realizar por fuera del colegio. Así las calles cercanas al Claret fueron también testigos de esta solidaridad y deportividad que caracterizó a los participantes. Las gotas tampoco impidieron a los familiares y amigos animar con entusiasmo.

Ya bajo techo, los talleres fueron los protagonistas. El polideportivo se convirtió, sin duda, en el paraíso de todo niño: talleres de trenzas, pintacaras, chapas, baile… y hasta un castillo hinchable. Espacio tuvo también el Comercio Justo; fueron varios los jóvenes y padres que se acercaron a comprar con justicia y calidad. 

Toda una jornada solidaria que fue posible gracias a todos los participantes y a las decenas de voluntarios que ofrecen su tiempo y sus ganas. Gracias a ellos, el agua llegará hasta Camerún; concretamente hasta una escuela infantil y primaria de la aldea de Santa, donde se construirá un pozo con agua potable. 

GRACIAS POR CONVERTIR VUESTROS PASOS EN AGUA