Se encuentra usted aquí

salud

En las últimas semanas hemos conocido, a través de la visión de los misioneros claretianos en los diferentes países en los que trabajamos, cuáles estaban siendo, día a día, las sensaciones y recelos que la llegada del coronavirus (COVID-19) estaban suscitando en Asia, África y Sudamérica. En el día de hoy, damos otro pequeño salto, acercándonos esta vez, a cómo están viviendo la situación los distintos países de Centroamérica y el Caribe. Desde allí, nos hacen partícipes también de que la alarma, en muchos casos el desconocimiento, y la incertidumbre son parte de la vida diaria de sus ciudadanos.

A veces en la sociedad en que vivimos, nos olvidamos del día de mañana. De que aquello que estamos creando hoy, será el futuro de nuestros/as niños y niñas…Hoy 20 de noviembre, Día Internacional del Niño, quizás sea un buen momento para preguntarnos qué estamos haciendo hoy para ellos y ellas. Qué estamos haciendo para dejarles un mundo mejor.

El 7 de abril se celebra en todo el planeta el Día Mundial de la Salud. Un día  que este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica a la consecución de una cobertura sanitaria universal, dado que millones de personas en el mundo siguen aún sin acceso alguno a la “atención de salud”.  Es por ello, entre otros motivos, por lo que también la salud es un eje central en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y por lo que año a año desde Fundación PROCLADE seguimos promoviendo proyectos en todo el mundo centrados, precisamente, en mejorar el acceso y las condiciones sanitarias de miles de personas.

Desde el país africano nos vuelve a escribir el Hermano Bill. Nos cuenta que frente a la buena noticia de la llegada de lluvias, se encuentra la reaparición de los mosquitos y, con ellos, el contagio de la malaria. Además, recuerda como el Sudán necesita un liderazgo nuevo y cambios profundos en las estructuras

Este jueves se celebra el Día Mundial de la Salud, condición indispensable para llevar a cabo una vida digna. Desde PROCLADE seguimos trabajando en proyectos sanitarios que contribuyan a mejorar la cobertura, la calidad y la oferta sanitaria entre los más empobrecidos

En mitad de Rivera Hernández, uno de las zonas más violentas de Honduras, los misioneros claretianos trabajan en varios proyectos que mejoran y dignifican la vida a miles de personas. Junto al dispensario también ofrecen una guardería, una panadería, un plan de acompañamiento para personas con VIH...

Páginas

Suscribirse a RSS - salud