16 de julio de 2017.Tela.

Sin darme cuenta ya han pasado 10 días desde que llegamos a Honduras. Aunque todavía tratamos de acostumbrarnos al calor y la humedad, hemos conocido la ciudad de Tela, Arizona y La Ceiba. Hemos podido conocer varias aldeas, ver como las comunidades son capaces de unirse y crear sus propios proyectos (hidroeléctrica y huerto comunitario) respetando y no contaminando el medioambiente.

Hemos compartido y disfrutado en el penal de Tela. Hemos empezado a revisar los apadrinamientos de las zonas con menos recursos de la Ceiba. Nos hemos hecho pasar por periodistas y hacer dos programas de radio. Hemos realizado los talleres en el colegio de la Milagrosa para los adolescentes. Hemos conocido el centro Siloé, y el centro de Biosalud en Arizona. Hemos formado parte del campamento de Hilamito, un grupo de hombres y mujeres que llevan 60 días acampados para luchar por sus derechos y por el respeto de su tierra. Entre tanto, también hemos tenido tiempo para disfrutar, compartir con la gente, celebrar, bañarnos en la playa, en el río, ser picadas por los mosquitos o algún que otro bicho y por supuesto, tomar agua de coco.

29 de julio de 2017.Tela.

¡Qué rápido pasa el tiempo! Ya llevamos casi un mes. Parecía mucho cuando comenzamos y ahora que María Muñiz ya le ha cogido el gusto a los frijoles y las tortillas de maíz, se nos va la semana que viene para España. Seguimos haciéndonos pasar por periodistas y hacemos programas de radio. Seguimos con las actividades en el penal, una de mis actividades favoritas. En este tiempo nos hemos dejado sorprender por el modo de vida de las aldeas.
 
Y por supuesto, seguimos conviviendo con los bichos, aunque tratamos de mantener la distancia con algún que otro alacrán. En nuestros días libres hemos podido visitar Cayos Cochinos y gracias a Dios, es mucho más que el programa de supervivientes. También hemos podido compartir y estar con la gente que trabaja aquí día a día. Me gustaría poder escribir más, pero los momentos no me lo permiten y tratar de transmitir todo lo que vivimos es muy difícil. Mañana iremos a San Pedro Sula para seguir con los proyectos.