El comercio está muy presente en nuestras vidas. En nuestro día a día realizamos varias compras de productos, pero pocas veces o nunca nos paramos a pensar en el proceso comercial que existe hasta que llega a nuestras manos. Sin embargo, ¿por qué desconocemos cuál es el recorrido de los productos que consumimos diariamente?, las respuestas son muchas, pero principalmente se debe a las numerosas violaciones de derechos humanos que sufren los productores que, finalmente, acaban traduciéndose en una amplia desigualdad entre lo que paga el consumidor y lo que ellos cobran.

Como herramienta para hacer frente a esta problemática surge el Comercio Justo, que está basado en los principios de igualdad y transparencia en las relaciones de trabajo, con el objetivo de lograr mejorar las condiciones de vida de los productores y productoras, principalmente de los países del Sur, los más castigados. Además, se preocupa por que haya una comunicación efectiva hacia las personas consumidoras finales, para que sean conscientes de que los productos que adquieren han sido elaborados en condiciones dignas.

La definición de Comercio Justo consensuada internacionalmente es: “Un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores/as y trabajadores/as desfavorecidos, especialmente en el Sur”. (Organización Mundial del Comercio Justo, WFTO).

Asimismo, se han establecido 10 principios por parte de la WFTO:

1. Creación de oportunidades para productores y productoras desfavorecidos.

Crear oportunidades para las personas productoras que se encuentran en desventaja económica en el sistema de comercio.

2. Transparencia y rendición de cuentas.

Gestión transparente de las organizaciones y sus relaciones comerciales. Las organizaciones de comercio justo fomentan la participación de sus empleados y empleadas, miembros o personas productoras.

3. Relaciones comerciales justas.

Las Organizaciones de comercio justo comercian teniendo en cuenta el bienestar social, económico y medio ambiental de las personas productoras, sin generar ganancias extra a su costa.

4. Pago de un precio justo.

Es aquel precio que se ha acordado a través del diálogo y la participación. Además de cubrir los costes, también permite una producción socialmente justa y ambientalmente responsable.

5. Respeto de las normas de trabajo infantil y explotación laboral

Las organizaciones de comercio justo respetan la Convención de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño, así como las leyes locales y del país respecto al trabajo infantil. También aseguran que no hay explotación laboral durante los procesos de producción.

6. Compromiso a la equidad de género, a la no discriminación y a la libertad de asociación.

Las organizaciones de comercio justo no discriminan en los procesos de contratación, remuneración, acceso a formación, promoción, y finalización o jubilación por raza, casta, nacionalidad, religión, discapacidad, género, orientación sexual, pertenencia a organizaciones, edad o estado legal.

7. Condiciones de trabajo y prácticas saludables.

Mediante el comercio justo se promocionan prácticas saludables y seguras en el lugar de trabajo con el objetivo de reducir los riesgos para la salud, así como fomentar el bienestar social de los trabajadores y de las trabajadoras.

8. Desarrollo de Capacidades

Persigue maximizar el impacto en el desarrollo de las familias productoras. Tanto las organizaciones productoras como las importadoras participan en el proceso de desarrollo de conocimientos y capacidades de los productores y de toda la cadena de comercio justo.

9. Promoción

Las Organizaciones de comercio justo generan conciencia sobre la posibilidad de una mayor justicia en el comercio mundial. Ofrecen a sus clientes información sobre la organización, sus productos y en qué condiciones son fabricados.

10. Respeto por el Medio Ambiente

El comercio justo promueve mejores prácticas medioambientales y la aplicación de métodos de producción responsables.

Nacho Romero

Responsable de Base social y Campañas