Como cada año, el 26 de marzo celebramos el Día Mundial del Clima. Esta fecha se propuso dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que fue adoptada en Nueva York en mayo de 1992, como parte de la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro ese mismo año.

En este texto se reconoce por primera vez la existencia del término cambio climático, y se pone en relevancia el gran problema que suponen los gases de efecto invernadero para la capa de ozono y la protección del medio natural.

Un punto fundamental en dicha convención es la necesidad de sensibilizar a la población mundial de la importancia de proteger nuestro entorno natural, para mantener de esta manera el bienestar de todos. La tierra y el medio ambiente son un bien común de todos, y por tanto también está en nuestras manos esta lucha. Mediante pequeños esfuerzos, podemos poner nuestro granito de arena para solucionar esta crisis.

Pero no solo es importante el papel que la sociedad civil tiene en este aspecto, sino el de las autoridades. Necesitamos, hoy más que nunca, la colaboración activa de los distintos países para afrontar la crisis climática. Proyectos conjuntos que favorezcan un uso responsable y limpio de los recursos naturales, y que ayuden a proteger los ecosistemas.

El aumento de las temperaturas y la escasez de precipitaciones son solo algunas de las manifestaciones del calentamiento global, unas consecuencias que afectan sobre todo a las regiones en vías de desarrollo. En las últimas décadas las sequías y los desastres naturales han aumentado considerablemente. Muchas de estas zonas cuentan con escasos recursos para poder gestionar de manera eficiente esta crisis climática.

A través de diferentes proyectos, desde Fundación PROCLADE hemos querido sumarnos a esta lucha tan importante. Desde la promoción de un uso más eficiente de los recursos hídricos en Basmata, la India; a una gestión adecuada del medio local para asegurar el abastecimiento de agua potable y alimentos en Burkina Faso. Mediante la cooperación internacional

Cuidar el planeta es asegurar, no solo un presente para nosotros, sino también el futuro para todas las generaciones venideras.

Adriana Santamaria Yañez