Los Objetivos de Desarrollo Sostenible se proponen cambiar el curso del siglo XXI abordando retos fundamentales como la pobreza, la desigualdad o la violencia. Y el empoderamiento de las mujeres es una condición previa para lograr estos objetivos. 

Con esta filosofía ha arrancado el proyecto ‘Empoderamiento de mujeres indígenas y prevención de la violencia de género en el Cantón Morona (Ecuador)’, financiado por el Principado de Asturias, la contraparte Fundación ATASIM, Fundación PROCLADE y las propias beneficiarias, que ascenderán de forma directa a 150 mujeres de origen shuar y kichwa, y a sus familias, hasta un total de 750 personas. Este proyecto surge tras la detección de dos problemas en la zona: la violencia y los comportamientos agresivos, fruto de la falta de expectativas; y la ausencia de generación de nuevas fuentes de empleo y, con ello, la dependencia de las mujeres a sus parejas. 

Ante esta situación se pone en marcha este proyecto que busca promover modelos de género que eliminen las jerarquías, el poder y el dominio de un sexo sobre otro. Así, el modelo masculino dejará de identificarse con el dominio hacia la mujer y el modelo femenino con la sumisión y dependencia. Para lograrlo, se van a llevar a cabo actividades que permitan incrementar los conocimientos y cambiar las actitudes sobre la violencia por género entre las poblaciones indígenas. A la vez, se va a promover el liderazgo y empoderamiento de las mujeres como agentes en sus comunidades para coordinar la atención de la violencia y la inequidad de género y lograr así una mayor presencia en el ámbito social, político y organizativo.

Pero el proyecto no acaba aquí. Para impular el empoderamiento económico de un grupo de mujeres indígenas, va a desarrollarse un programa de formación en comercialización de los productos artesanales que ellas mismas fabrican. 

Puedes consultar aquí todos los proyectos ejecutados en Ecuador.