Durante estos días y hasta el día 8, ‘Día del Cooperante’, se celebra en toda España la Semana de la Cooperación. No es sólo un reconocimiento al trabajo y esfuerzo del personal cooperante, sino que trata de sensibilizar acerca de la cooperación al desarrollo en sí como una actividad necesaria para lograr una sociedad global más justa en la que combatir el hambre y la pobreza y promover el disfrute efectivo de los derechos humanos.

El Valor de dar Futuro es el lema de esta edición, con el que se quiere poner de relieve que la cooperación para el desarrollo es una forma de acompañar a los países y poblaciones más vulnerables a través de la promoción de su desarrollo integral y sostenible.

¿Qué valores deben articular nuestra cooperación?

- La Libertad, el derecho a tomar parte en las decisiones comunes.

- La Responsabilidad por la que tenemos que dar cuenta de nuestras acciones elegidas tras un proceso de deliberación.

- La Igualdad, la cual nos exige el compromiso activo con aquellas personas y colectivos en clara situación de discriminación y desigualdad.

- La Justicia. La igualdad de oportunidades y la posibilidad de acceso a éstas, la maximización de capacidades, la satisfacción de las necesidades básicas, los principios básicos de no discriminación y la protección de los DDHH, son nuestra primera exigencia en la defensa de la dignidad de cada ser humano.

– La Solidaridad, proveniente del valor de la fraternidad, significa la preocupación por el otro e implica compartir esfuerzos por el mismo fin.

- El Respeto a las diferentes formas de pensar, de vivir, de convivir. Supone una actitud de empatía, atenta por comprender y no sólo tolerar al otro.

Los próximos días seguirán las actividades de sensibilización, mesas redondas y charlas organizadas en torno a la semana. Podéis encontrar el programa completo en la web de la Semana de la Cooperación 2011.

Desde Fundación PROCLADE queremos agradecer el tiempo, el trabajo y la vida compartida de los cooperantes con quienes hemos ido trabajando a lo largo de los años. Un fuerte abrazo y un GRACIAS especial a Ana y Mikel, que se encuentran en estos momentos en asentamientos humanos de la Rivera Hernández (San Pedro Sula, Honduras) y a Marta, en Bolivia.

¡GRACIAS, GRACIAS Y ADELANTE!