“EL IMPACTO DEL CONFLICTO ARMADO EN LAS COMUNIDADES AFRODESCENDIENTES DE COLOMBIA. Territorio, identidad y Derechos: el caso del Chocó’


Aprovechando la visita de dos personas de la zona del Chocó (Colombia) Fundación PROCLADE os invita a una charla-coloquio que tendrá lugar el día 21 de noviembre a las 19h en los locales de Fundación PROCLADE (C/Conde de Serrallo, 15 Madrid -Plaza Castilla-)

El objetivo de charla es dar a conocer la realidad del Chocó y la respuesta que se está dando desde sus procesos organizativos. De igual manera, compartir la situación que viven las comunidades afrodescendientes e indígenas del Chocó, sus estrategias de resistencia y la implementación de sus Planes de Vida y de Etnodesarrollo.

Las personas son:

- Rodrigo Rodríguez Córdoba (Quibdó)

- Clodomiro Ibargüen Ardila (Murindó- Antioquia)

No dejemos pasar la oportunidad de conocer una realidad desde la mirada del otro, os esperamos.


RESEÑAS

- RODRIGO RODRÍGUEZ CÓRDOBA:

Joven afrodescendiente chocoano vinculado desde hace años al grupo de Seglares Claretianos de Quibdó. Nació en la comunidad de Tanguí, municipio del Medio Atrato, departamento del Chocó, Colombia.

Es un líder destacado de la asociación campesina COCOMACIA y de su comunidad. Desde hace más de 15 años forma parte del Equipo Misionero de Seglares Claretianos de la Diócesis de Quibdó, siendo muy reconocido su trabajo evangelizador y organizativo a favor de los derechos individuales y colectivos de las Comunidades Negras del Medio Atrato.

Rodrigo fue secuestrado por las FARC el 30 de agosto de 2007, junto a Juanita Padilla Mena, produciéndose su liberación días más tarde.

- CLODOMIRO IBARGÜEN ARDILA:

Su esposa y tres hijos murieron en la masacre de Bojayá, ocurrida el 2 de mayo de 2002. Después de los hechos ocurridos en 1996 en las Brisas, se desplaza a Jiguamiandó y más tarde a Murindó Viejo, donde vive actualmente.

En Murindó Viejo hay actualmente 96 desplazados que se han organizado en un comité de desplazados; están luchando por recuperar su tierra. Los desplazados de Murindó no tienen ninguna atención por parte del Gobierno.