Hace ya más de seis meses que se declaraba la hambruna en el Cuerno de África y la situación sigue empeorando: más de 13 millones de personas continúan sufriendo una grave crisis alimentaria. Entre las razones de esta situación, organizaciones como Intermón Oxfam y Save The Children señalan la tardanza en la respuesta. ‘Si se hubiera respondido de manera rápida y efectiva a las alertas tempranas que advertían la gravedad, se habrían salvado miles de vidas’, señalan . Por ello añaden también que tanto ONG, como Naciones Unidas, la comunidad internacional y todos los actores implicados deben asumir su responsabilidad.

En un informe presentado recientemente, ambas organizaciones apuntan a la necesidad de revisar los modelos de respuesta ante crisis alimentarias. ‘La respuesta ante situaciones tan extremas debe ser inmediata y coordinada’, aseguran.

Entre las razones más señaladas de la hambruna, como la sequía y ciertos conflictos en la zona, se une también la especulación internacional con alimentos que hace que los precios suban en África de manera escandalosa. Por ello, además de respuesta inmediata, Intermón Oxfam y Save The Children recuerdan que deben ponerse en práctica ‘políticas internacionales que van más allá de la pura cooperación al desarrollo y que implican decisiones económicas, comerciales y geoestratégicas’.