Durante esta semana, las delegaciones de Fundación PROCLADE de Segovia y Aranda del Duero se sienten más cerca que nunca de los habitantes del Congo y de su realidad. Enmarcado en el proyecto de cooperación ‘Contribuir a incrementar el acceso a medicamentos básicos a precios asequibles mediante la instalación placas solares en CAMEBASU de Villa de Kikwit (República Democrática del Congo)’, más de 300 alumnos de 1º y 2ª de la ESO de Segovia han podido disfrutar de una exposición sobre la vida y el trabajo en esta localidad.

Una exposición de paneles en la que también han tenido su espacio dos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio más relacionados con este proyecto: ‘Combatir el VIH/Sida, la malaria y otras enfermedades (ODM6) y ‘Garantizar la sostenibilidad del Medio Ambiente’ (ODM7). Todo ello dinamizado con una obra de teatro de la compañía social ‘Clan de Bichos’ que hizo las delicias de los más jóvenes. Un proyecto conjunto de sensibilización que sigue su gira y estará presente el próximo viernes en Aranda del Duero.

Importancia de la energía solar

A parte de pasar un buen rato, esta iniciativa pretende concienciar sobre la importancia de acceso a las medicinas de forma rápida y de calidad y a un precio asequible. Y precisamente este es el objetivo del proyecto de cooperación. Su meta es reducir el precio de venta de los medicamentos que se distribuyen en dispensarios, centros médicos locales y a la población en la villa de Kikwit. Para conseguirlo, se ha apostado por equiparar la CAMEBASU (Central de Abastecimiento de Medicamentos Esenciales de Bandudu Sur) con una central solar que aporte suministro eléctrico continuado de bajo coste, de modo que se puedan mantener las medicinas en un estado óptimo.

La CAMEBASU se encarga de almacenar y transportar las medicinas y vacunas manteniendo la cadena del frío para que éstas no pierda sus propiedades. Para ello, y ante los continuos cortes de elecricidad, necesita utilizar un generador, lo que encarece los costes de los medicamentos. Con la energía solar, se pretende reducir el precio de los medicamentos hasta un 20%, con lo que serán más accesibles para la población. Una buena idea de la que se van a beneficiar directamente casi tres millones y medio de habitantes de los 37 distritos de la provincia de Bandudu.