Hace un año y medio la pandemia de COVID19 se hizo presente, cambiando por completo los esquemas de vida, desestabilizando los elementos más esenciales de nuestro día a día, y sembrando incertidumbre en todo los que nos rodeaba. A esto se añadió una gravísima crisis socioeconómica que ha afectado especialmente a aquellas personas que todavía arrastraban los efectos de la anterior crisis económica y que estaban tratando de recuperarse, viendo cómo sus condiciones de vida empeoraban más rápidamente.

Fundación PROCLADE decide en ese momento impulsar una iniciativa de acción social que pudiese acompañar y estar cerca de las personas más afectadas por esta crisis: el “Espacio de Cuidados y Liderazgos Positivos”. Esto no hubiese sido posible sin el apoyo de Fundación “la Caixa”, que apostó por este proyecto piloto hace justo un año.

Aquella realidad que en ese momento Fundación PROCLADE decidió contribuir, no ha hecho más que constatarse en todo este tiempo, en el que hemos atendido a más de 355 personas en exclusión, inmersas en situaciones de invisibilidad y en laberintos burocráticos, muchas de ellas en procesos de espera muy largos, que contrastan con su situación de urgencia social. El 70% de las personas atendidas han sido mujeres, de las cuales, el 83% eran de origen extranjero, estando un significativo porcentaje de ellas en situación irregular.

El “Espacio de Cuidados y Liderazgos Positivos” consta de varias fases por las que pasan las personas atendidas por el proyecto. Primeramente, una acogida realizada por el equipo técnico, en la que se lleva a cabo un acercamiento a la historia de vida y al presente de cada persona. Tras este primer paso, la persona puede ser derivada externamente a otra entidad con el objetivo de que desde allí puedan resolver su problemática, o puede ser derivada internamente a los diferentes Espacios de Cuidado del proyecto, y/o a los Grupos Positivos.

Los Espacios de Cuidado son espacios de atención individualizada en los que se asesora y orienta a las personas en sus diferentes necesidades (jurídico, empleo, formación y capacitación, salud, necesidades básicas, familia y comunidad), tanto por el equipo técnico como por el equipo de voluntariado vinculado al proyecto. A través de citas individuales, se trabaja con cada persona el tiempo que sea necesario en aquellas problemáticas con el fin de mejorar su situación.

De manera complementaria, las personas también pueden participar en los Grupos Positivos (Duelo Migratorio, Soledad y Malvivencias Diarias, Amores Libres y Relaciones Sanas), que, además de trabajar estas tres temáticas, han servido para generar redes de apoyo, sostén y cuidado mutuo, entre personas con altos sentimientos de soledad y desarraigo. Gracias además al apoyo de Fundación “la Caixa”, los/as participantes en los grupos han podido disponer de manera mensual de un kit de autocuidado: productos o actividades que les han permitido tener momentos de ocio y disfrute conjunto. Estos grupos han sido acompañados principalmente por personas voluntarias, con el apoyo y coordinación del equipo técnico.

Y es que el voluntariado es una pieza clave en este proyecto; un voluntariado con conocimientos, habilidades y sensibilidad a las diferentes problemáticas de las personas atendidas, ya sea en los Espacios de Cuidado como en los Grupos Positivos. En Fundación PROCLADE entendemos la participación voluntaria como un ejercicio y responsabilidad de ciudadanía; gracias a este proyecto 32 personas han podido desarrollar su voluntariado acompañando y apoyando a personas en situación de exclusión.

Los resultados obtenidos en estos 12 meses de proyecto demuestran que este tipo de iniciativas son fundamentales; iniciativas que no solo apoyan y asesoran a la persona para mejorar su situación, incidiendo en aquellos aspectos de su vida en los que existe vulnerabilidad, sino también cuidando de ella en el plano emocional y con una perspectiva empoderadora y comunitaria. En este tiempo han pasado por el “Espacio de Cuidados y Liderazgos Positivos” más de 355 personas; de ellas, 55 personas han participado en los Grupos Positivos.

El “Espacio de Cuidados y Liderazgos Positivos” se ha convertido en una de las iniciativas con más proyección de Fundación PROCLADE; es por esto que, tras los primeros meses de desarrollo en la Delegación de Madrid, en junio de 2021 se puso en marcha este proyecto de manera prácticamente similar en la Delegación de Puertollano (Ciudad Real), y se espera poder extenderlo a otras Delegaciones de Fundación PROCLADE próximamente.

Un año después reiteramos la importancia de programas estables que brinden no solo atención y apoyo social, sino también, que sean espacios de refugio, cuidado y compañía ante las adversidades diarias de las situaciones de vulnerabilidad.

Irene Gil Gimeno
Responsable del Área de Acción Social de Fundación PROCLADE