El proyecto va encaminado a borrar tatuajes de los jóvenes que han estado en las ‘maras (pandillas juveniles de Honduras que participan en ambientes violentos, peleas, asesinatos, drogas…) Los jóvenes con tatuajes (distintivo de todos los que pertenecen a una mara) no encuentran trabajo.

Este proyecto lo inició hace un año en Choloma por P. David Labuda. En La Ceiba se ha comenzado esta experiencia mediante una máquina de rayos infrarrojos prestada, con la que ahora ya no es posible contar.

Pretendemos, pues, adquirir una máquina de estas características para poder llevar a cabo nuestro objetivo: rehabilitar a estos jóvenes eliminando los tatuajes, ofreciéndoles una formación sobre la autoestima, la dignidad de la persona y las enfermedades de transmisión sexual. Así, posibilitamos su ingreso en el mundo laboral.