En medio de toda la agitación y conflicto en Sudán del Sur, el progreso continúa en varias partes del país. Gracias a la gran ayuda de Cáritas Austria en colaboración con Solidaridad con Sur Sudán, nuestro programa agrícola en Riimenze está permitiendo que la gente, el pueblo, puedan plantar por ellos mismos. Durante los largos años de la guerra, muchas habilidades en la agricultura se perdieron. ¿Para qué perder el tiempo en plantar una cosecha si los soldados iban a venir a saquearlo todo? ¿Cómo vender lo obtenido en un mercado si ellos lo iban a robar antes de que estuviera en el mercado?

[[{‘type’:’media’,’view_mode’:’media_large’,’fid’:’5234′,’attributes’:{‘alt’:”,’class’:’media-image’,’height’:’360′,’style’:’float: right; width: 400px; height: 300px;’,’typeof’:’foaf:Image’,’width’:’480′}}]]

Cáritas Austria está fundando un proyecto de una granja sostenible, desarrollada por Solidaridad con Sur Sudán en 50 hectáreas de tierra pertenecientes a la Iglesia que se han habilitado por la diócesis de Tombura-Yambio en Riimenze. El proyecto ha surgido a raíz de un exitoso proyecto de granja comunitaria creado por la miembro de Solidarity, Hermana Rosa Le Thi Bong, en Vietnam donde ayudó a 40 familias a desarrollar mejor su producción, plantando cosechas mejores, recolectando, almacenando…

 

La mayor parte de la granja se ha limpiado, y se ha levantado un poste de madera con alambre y con púas para delimitar el terreno. Se ha instalado un pozo que provee de agua a la granja aunque aún se necesitaría otro. Rosa ha dirigido exitosamente algunas de las cosechas que han crecido bien como el maíz, papaya o mungo. Ha introducido maquinaria para la cosecha básica de comida como el maíz y la trituración de yuca y otras máquinas que han ayudado en gran medida a la población local en la reducción de la cantidad de tiempo empleado en los métodos tradicionales de la transformación de productos vegetales crudos.

                                                                         

Un Hermano Marista de Nigeria, Christian Mbam Nbudisi FMS, está al cargo y al estudio de la contabilidad para este gran proyecto, pero la supervisión inmediata de los trabajadores y de toda la labor está siendo llevada a cabo por la gente local de la comunidad de Azande. Hasta ahora, deliberadamente, no hemos traído tractores grandes, retroexcavadoras o excavadoras. Por el momento, sólo tenemos “pequeño tecnología ‘que se encuentra dentro del alcance de la gente local.

Habrá excedente al mercado en Yambio, pero el primer paso clave en este proyecto es paliar el hambre en la comunidad local, por lo que todo el proyecto sea sostenible y el empoderamiento de las personas para cuidar de sí mismos. Es un gran modelo a seguir por otras comunidades locales.

 

[[{‘type’:’media’,’view_mode’:’media_large’,’fid’:’5235′,’attributes’:{‘alt’:”,’class’:’media-image’,’height’:’337′,’style’:’width: 360px; height: 281px; float: left;’,’typeof’:’foaf:Image’,’width’:’480′}}]]

Mucho de este “extra” de comida producida en este proyecto, ha sido ya comprado a precio favorable por Solidarity Teachers College en Yambio, a 30 km donde más de 70 estudiantes están siendo enseñados en una residencia. Este proyecto está ayudando a sostener no solo a la gente de Azande en Riimenze, sino la iniciativa de entrenamiento de profesorado en Yambio. Solidaridad con Sudán del Sur también ha comenzado un proyecto afín en Wau, donde la mayoría de los productos ayudarán a alimentar a los estudiantes residentes en el Instituto de Formación de Salud Católica.

 

 

Más de 90 estudiantes están en formación a tiempo completo con programas trienales para convertirse en enfermeras o comadronas. Los proyectos agrícolas son, literalmente, semillas de esperanza ya que el país se esfuerza por lograr una nueva estabilidad y un futuro próspero.

 

 

 

-Hermano Bill