El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, y hoy más que nunca sigue siendo de vital importancia recordar estas violencias que sufren las mujeres en todos los lugares del mundo, para visibilizarlas y poder erradicarlas. Según datos del último Informe de 2020 de ONU Mujeres sobre la violencia contra la mujer , con datos a escala mundial, el 35% de mujeres han experimentado alguna vez violencia física o sexual por parte de su pareja o violencia sexual por parte de una persona distinta a su pareja (1), 137 mujeres son asesinada cada día por miembros de su familia (2), y menos del 40 por ciento de las mujeres que experimentan violencia buscan ayuda, datos que además repercuten a largo plazo en la salud mental de las mujeres, incrementando la tasa de depresión según demostró un estudio de la OMS a nivel nacional (3).

La violencia contra la mujer supone una gravísima discriminación que atenta contra la igualdad entre hombre y mujeres, además de una vulneración de los Derechos Humanos. Esta violencia contra las mujeres es un fenómeno universal y estructural y se materializa en los asesinatos machistas, el maltrato físico y verbal, abuso sexual, trata de mujeres con fines de explotación, exclusión económica y social o cualquier tipo de discriminación de los hombres hacia las mujeres, por el mero hecho de serlo. Las mujeres que sufren estas violencias de género tienen también más probabilidades de vivir otros ámbitos de desigualdad como situaciones de pobreza y escasez alimentaria (1)

Según el XI Informe del Estado de la Pobreza en España de EAPN-ES (4), 6,5 millones de mujeres en todo el mundo se encuentran en situación de pobreza o exclusión social, siendo esta cifra cada vez más desigual entre mujeres y hombres producto de la violencia de género y la desigualdad, y viéndose agravada por la pandemia de Covid-19, que ha afectado en mayor medida a las mujeres y especialmente a aquellas que se ven afectadas por otros ejes de discriminación como su origen o su situación administrativa.

Los datos arrojados por el Informe de la ONU Mujeres de 2020 (1) ponen de manifiesto que durante la época de pandemia estos datos se han visto agravados, tal y como ocurre en épocas de crisis, conflictos y desastres humanitarios, siendo el número de llamadas a las líneas telefónicas de asistencia para violencia de género, cinco veces mayor en algunos países [3]. La crisis sanitaria y económica también ha implicado una crisis de cuidados y un aumento de la vulnerabilidad de las mujeres en el ámbito privado, producto de la incertidumbre económica, el aislamiento social y la restricción de movimiento.

Buscando ayudar a paliar esta situación, Fundación PROCLADE puso en marcha hace un año el proyecto denominado “Espacio de Cuidados” en su Delegación de Madrid, y hace medio año en la Delegación de Puertollano, proyecto que tiene un claro enfoque de género, principalmente por el perfil de las personas atendidas: 7 de cada 10 personas beneficiarias son mujeres, de las cuales 8 de cada 10 son de origen extranjero, y de estas casi 3 de cada 10 se han dedicado o se dedican en la actualidad al sector de los cuidados y del empleo del hogar, o son responsables únicas del cuidado familiar.

Con esta iniciativa, desde Fundación PROCLADE ponemos el foco no solo en el acompañamiento psicosocial individual y la generación de espacios grupales de desahogo y cuidado, sino también en el fomento de la autonomía económica -a través del apoyo en la búsqueda de empleo y tramitación de prestaciones económicas-, la sensibilización y formación a las mujeres en sus derechos, y en la promoción de su participación en la vida social y comunitaria. Creemos fundamental seguir impulsando programas y acciones que brinden un acompañamiento integral, que sensibilicen sobre la situación de desigualdad de género, y que empoderen a las mujeres en la lucha por reclamar su acceso a derechos básicos; las propias mujeres objeto de la discriminación y violencia han de ser las protagonistas y el motor de cambio en su propio proceso de independencia y autonomía en todos los aspectos de la vida.

Blanca Jericó
Técnica de Acción Social de Fundación PROCLADE

1 ONU Mujeres (2020). Intensificación de los esfuerzos para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas: Informe del Secretario General (2020), pág. 4.
2 Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (2019). “Global Study on Homicide 2019”, pág. 10.
3 OMS (Organización Mundial de la Salud), Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas, Escuela de higiene y medicina tropical de Londres y South African Medical Research Council (2013). Global and regional estimates of violence against women: prevalence and health effects of intimate partner violence and non-partner sexual violence, pág. 2.
4 EAPN-ES (Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español). XI Informe del Estado de la Pobreza en España (2021).