El nuevo año acaba de empezar y también para Fundación PROCLADE es tiempo de balances: evaluar el trabajo desarrollado el año anterior y establecer la hoja de ruta para los próximos años.

En el área de cooperación internacional hemos fijado nuestro objetivo a largo plazo:  seguir apoyando a las personas más vulnerables en los países en los que ya trabajamos mejorando la eficacia de nuestra ayuda y el impacto de nuestras acciones y abrir nuevos territorios de actuación allí donde nuestro apoyo puede ser útil. En 2022 vamos a empezar a recolectar algunos primeros frutos de este trabajo de planificación con la ejecución de varios proyectos de cooperación internacional y ayuda humanitaria.

En Colombia sigue nuestra cooperación con PROCLADE-COLVEN (organización claretiana en Colombia y Venezuela) en el ámbito de la reducción de riesgo frente a la violencia, en el empoderamiento de las mujeres y el fortalecimiento de pequeños emprendimientos locales. Este año ejecutaremos dos proyectos: uno de emprendimiento en Tumaco en la provincia de Nariño y otro en seguridad humana en las zonas de Antioquia, Chocó y Nariño.

En Haití seguiremos nuestro trabajo de ayuda humanitaria en las zonas de Nazon Cazale y Sabambon y estamos construyendo en cooperación con los misioneros claretianos de Haití, nuevos proyectos de cooperación internacional que trabajen sobre algunas de las causas estructurales de la extrema pobreza de estos tres territorios.

 

En la India seguimos colaborando con tres zonas de actuación: La provincia de North East (al noreste del país), la provincia de Chennai (en el sur este del país en el estado de Tamil Nadu) y en la provincia de Kolkota (en los territorios cercanos a la ciudad de Calculta). En la provincia de North East sigue nuestro apoyo a la educación a través de la mejora de un internado de un pueblo rural del estado de Arunachal Pradesh. En Chennai seguimos apoyando a las mujeres Irurales (una tribu históricamente oprimida en la India) para su derecho a una vivienda digna y trabajaremos para mejorar la reinserción en la sociedad de las personas del centro de salud mental de Manasu. En Kolkota esperamos poder seguir trabajando en el desarrollo agrícola de las mujeres del Distrito de Dumka.

En la República Democrática del Congo ya han empezado los trabajos para mejorar el acceso a la salud de las personas de la zona de Kindi a través de la mejora de un hospital local y de programas de formación de prevención y salud con la población local. Finalmente, seguiremos mejorando el acceso a la educación de la población del barrio de Champ de Tirs y su derecho al agua con la conclusión del nuevo pozo construido en el barrio.

 

Por último, cabe destacar el nuevo proyecto de desarrollo agrícola en Koudougou en Burkina Faso, nueva línea de actuación que esperamos pueda ser el primer paso de una positiva cooperación en los próximos años.

Mientras, seguimos dialogando con las contrapartes locales para construir líneas de trabajo cada vez más inclusivas y con el mayor impacto posible en los territorios de actuación para que la cooperación en estos territorios siga mejorando en los próximos años.