SUDÁN: ¿UN PAÍS O DOS?



Sudán del Sur tendrá oportunidad de recomponerse de las heridas que le han dejado más de veinte años de guerra civil. El próximo 9 de enero alrededor de cuatro millones de sur sudaneses votarán en referéndum su independencia de sus vecinos del norte. Todo parece indicar que el resultado de esta consulta popular será afirmativo, pese a la creciente desconfianza ante el desencadenamiento de un nuevo conflicto bélico.

Según ha relatado Paul Jeffrey en Catholic News Service, la proximidad de los comicios ha provocado el aumento de tensiones en aquellas comunidades cercanas a la nueva frontera que nacerá si Sudán del sur decide divorciarse de Sudán del norte. Así, el éxodo de sureños procedentes del norte se ha intensificado en el último mes por miedo a ser atacados en el caso de que el pueblo opte por la independencia.


La ONU ha exigido respeto total a la voluntad que expresen los votantes en su referéndum de autodeterminación, con el fin de que nada empañe esta decisión crucial para la historia del país. Para ello, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los
Derechos Humanos, Navi Pillay, ha pedido, tanto a las autoridades centrales de Sudán en Jartum como a las de la región autónoma del sur situada en Juba, que garanticen a los votantes plenos derechos para ejercer su voto antes, durante y después del referéndum. También les ha pedido la adopción de medidas rápidas si detectan cualquier intento de intimidar a grupos o individuos con el objetivo de alterar los resultados de esta histórica consulta.

El norte de Sudán, de mayoría musulmana, y el sur, predominantemente cristiano y animista, se enfrentaron en la segunda guerra civil acaecida en el país desde su independencia entre 1983 y 2005. Más de 20 años de guerra, desatada por la rebelión de los sureños debido a la imposición de la ley islámica en todo el país desde el gobierno de Jartum, que han dejado más de dos millones de muertos. El Amplio Acuerdo de Paz firmado en 2005 comprometía a ambas regiones a celebrar comicios generales el pasado abril y un referéndum sobre la independencia del sur a comienzos de 2011.


Desde Fundación PROCLADE, en colaboración con otras ONGs españolas, organizaciones sociales y congregaciones religiosas, se está llevando a cabo el programa Solidaridad con el Sur de Sudán, apoyado también por la campaña ‘África: cuestión de vida, cuestión debida’ impulsada por REDES -Red de Entidades para el Desarrollo Solidario-. En su fase actual, el proyecto busca poner en marcha una red de formación de profesionales de la educación y la salud en el Sur de Sudán (podéis encontrar más información sobre el proyecto en la sección de Proyectos de Cooperación al Desarrollo).

Para más información, podéis visitar la web* de SOLIDARIDAD CON SUR SUDÁN en la que periódicamente encontraréis noticias y testimonios.

*avisamos a los lectores que el contenido de la página citada está en inglés.

Podéis acceder al blog ‘Aguas Internacionales’ de Ramón Lobo y leer el artículo ‘Sudán, Urnas por armas’