Las últimas declaraciones de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de pedir voluntarios para la gestión de bibliotecas, polideportivos o actividades ambientales nos anima a recordarnos el verdadero significado de la palabra voluntario.

A parte de estar prohibido por la legislación (la Ley 6/1996 del Voluntariado prohíbe expresamente que un ciudadano realice cualquier labor en lugar de otro trabajador que realizase el mismo trabajo de forma remunerada), desde la Plataforma de Voluntariado de España recuerdan que ‘una persona voluntaria no debe ser considera, en ningún caso, mano de obra barata, porque la labor altruista surge del compromiso y la solidaridad, y no está concebida para eliminar puestos de trabajo remunerados’.

Por el contrario, desde la PVE apuestan por impulsar el empleo ‘a través de programas y proyectos de orientación o intermediación laboral que redunden en la empleabilidad de quienes están en el paro’.

Importancia del voluntariado

Actualmente en España hay cuatro millones de personas que realizan tareas de voluntariado, de las que 900.000 actúan en el campo de la acción social. Desde Fundación PROCLADE creemos en la participación activa de estos voluntarios. De hecho, son ellos los que se convierten en protagonistas de las Organizaciones No Gubernamentales y de sus acciones.

Concretamente en Fundación PROCLADE, los voluntarios son los responsables y actores de las acciones de las Delegaciones de la Fundación. Además, animan a hacerse voluntario si eres una persona dispuesta a:

- Promover la sensibilización ante la problemática de “los países empobrecidos” y “excluidos sociales”, del mundo.
- Apoyar acciones que contribuyan a la transformación de estructuras sociales, políticas y económicas para potenciar la promoción del bienestar humano, la justicia y la paz
- Colaborar en acciones para obtener recursos económicos, por medio de campañas, actividades en los niveles locales y autonómicos, y elaboración de proyectos.
- Participar en actividades de promoción social.