Se encuentra usted aquí

ESCUELA PARA LAS COMUNIDAD DE PIKAS Y LACOSTE

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF
País: 
Haití
Lugar: 
Pikas Y Lacoste. Kazal. Port au Prince
Contraparte: 
Misioneros Claretianos de Haití
Coste: 
6.381,00€
Estado del proyecto: 
Ejecutado
Cofinanciadores: 
Beneficiarios y Contraparte Local
Caja Segovia. Obra Social
Fundación Proclade
Año inicio: 
2003
Año fin: 
2004

Haití, el país con el IDH más bajo del continente americano. Lacoste , es una comunidad campesina de unos 1.000 habitantes a 4 horas a pie de Kazal entre montañas, carece de servicios e infraestructura. No hay ni siquiera un local para escuela. Las clases se realizan debajo de un techo en el patio de la casa de una familia.

La mayoría de las personas no saben leer ni escribir. Para buscar agua deben caminar una hora hasta llegar al río; el único medio de transporte es a caballo o mula. Los niños que desean asistir a la escuela deben ir a otra población; la más cercana es Beilak y queda a una hora y cuarto de camino a pie. Hace varios años que los pobladores de Lacoste están reclamando al gobierno una escuela para los niños de la zona pero sin respuesta alguna. Los pobladores no tienen medios económicos para levantar una pequeña escuela.

En esta comunidad hay unos 80 niños que podrían asistir a la escuela y que actualmente no reciben ninguna formación; además con las aulas cabe la posibilidad de alfabetizar a los adultos. Por eso se está trabajando en la construcción de una escuela con dos aulas, estas tendrán una dimensión de 5x8 metros con bancos mesas y pizarra.

Pikas, igualmente es una comunidad campesina en un pequeño valle de 1.200 habitantes a una hora y media de camino a pie entre montañas desde Kazal. La gente vive del cultivo de la tierra en la época de lluvias porque no hay río que posibilite el riego.

En esta comunidad tampoco existen servicios como agua, luz, médico... El analfabetismo llega a un 80% del a población. Actualmente existe una pequeña escuela primaria con 50 alumnos que funciona en la capilla. Para sentarse se sirven de los palos puestos sobre estacas porque carecen de bancos ni mesas donde apoyarse para escribir lo que dificulta seriamente el aprendizaje de los niños.

El gobierno no da ninguna ayuda, ni siquiera para pagar a los maestros, son las familias las que aportan una pequeña cuota de acuerdo a su posibilidades, el salario que reciben los maestros es el equivalente a 20 € mensuales que no alcanza para vivir.

El equipamiento para esta escuela consta de; 16 bancos con mesa 2 mesas de 1,50 m x 0,80 para los maestros y 2 pizarrones de 2 m x1.