Se encuentra usted aquí

Construcción de estación de tratamiento de agua potable, Fonds Parisien

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF
País: 
Haití
Lugar: 
Penganot, Fonds Parisien, Haití.
Contraparte: 
Hermanas Carmelitas Vedrunas de la Caridad
Coste: 
19.710,00€
Estado del proyecto: 
Ejecutado
Cofinanciadores: 
Ayuntamiento de Colmenar Viejo
Fundación PROCLADE
Contraparte local
Beneficiarios
Año inicio: 
2013
Año fin: 
2013

Mejora de la calidad de vida mediante la construcción de una estación de agua potable para los desplazados en la comunidad fronteriza de Penganot, Fonds Parisien, Haití.

Este proyecto ha buscado mejorar la calidad de vida de los miembros de la comunidad Penganot formada mayoritariamente por desplazados del terremoto del 2010 que han ido llegando masivamente en los últimos 15 meses. La zona no tenía acceso cercano ni seguro a agua potable, por ello, se ha construído una estación de tratamiento de agua e instalado el sistema eléctrico de potabilización del agua; y para lograr un aprovechamiento óptimo del agua y prevenir enfermedades, se ha capacitación a la población con talleres/charlas a la comunidad en el uso correcto del agua.

En Haití casi todas las aguas son contaminadas, según estudio realizado en el pozo que tienen en la comunidad en torno al cual se construirá la estación de tratamiento de agua potable; ese pozo contiene Pseudomona SP, Echerichia Coli, Coliformes totales y fecales, incluso después de haberle echado cloro al agua; es preciso tener una estación de tratamiento que purifique el agua completamente.

La gente, en especial las mujeres y niños, están habituados a buscar el agua para su consumo y para el uso del hogar en lugares públicos o del lago. Este agua está contaminada y la gente de la zona suele tener muchos malestares estomacales y enfermedades de la piel. Es un peligro para la higiene, salud y la convivencia. La mayoría de la gente de la comunidad no tiene más remedio que ingerir agua no potable ya que no tienen los recursos necesarios para hervir el agua ni para comprarla permanentemente. Esto les genera múltiples problemas de salud y enfermedades.

Por todo lo anterior, era de urgente necesidad potabilizar el agua para garantizar una mejor calidad de vida en la zona, máxime ahora que se ha duplicado y sigue en aumento la población de la comunidad por los desplazados de Puerto Príncipe tras el seísmo de 2010. Afortunadamente tienen ya está construido el pozo y el motor que bombea el agua, y ahora poseen ya la estación para el tratamiento del agua potable y su electrificación para su correcto funcionamiento.