Se encuentra usted aquí

HOGAR PARA NIÑOS DE LA CALLE "AKAY KALINGA" (Fase I)

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF
País: 
Filipinas
Lugar: 
Zamboanga
Contraparte: 
Misioneros Claretianos de Filipinas
Coste: 
22.388,90€
Estado del proyecto: 
Ejecutado
Cofinanciadores: 
Contraparte Local
Jornada Solidaria 2004. Voluntarios de Madrid-Ferraz
Jornada Solidaria 2004. Voluntarios de Madrid-Sede
Jornada Solidaria 2004. Colegio Claret e Iglesia claretianos de Aranda
Caja España
Fundación Proclade
Año inicio: 
2004
Año fin: 
2005


En el mundo existen cien millones de niños que viven en la calle, según Unicef. La mayoría se concentra en los países en vías de desarrollo, aunque no es un problema exclusivo del Tercer Mundo sino que afecta también a países como Estados Unidos. 40 de esos cien millones de niños viven en Latinoamérica; entre 25 y 30 en Asia y 10 millones en África. En algunas metrópolis de América Latina hay más de 100.000 niños que viven en las calles, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El fenómeno de los niños de la calle es fruto del imparable crecimiento urbano, la pobreza y la falta de alternativas. Algunos huyen de la violencia en su casa, otros se ven obligados a buscar trabajo porque sus padres no los pueden mantener. Los niños que no han roto sus vínculos familiares, suelen entregar sus ingresos a su madre para contribuir de esta forma a la economía doméstica; y cuando la calle se ha convertido ya en su único hogar, suelen gastar el escaso dinero que obtienen en comida, tabaco, drogas y en el juego, pero también en ver películas o comprar juguetes.

El número de niños de la calle en Filipinas es muy elevado, se calcula que sólo en Manila podría haber unos 75.000 niños y adolescentes que trabajan en la calle. La proporción de menores abandonados o trabajadores oscilaba en el año 2000 entre el uno y el tres por ciento de la población infantil y está aumentando a un ritmo de un 4 por ciento al año. Se estima que la mitad de ellos consume drogas, sobre todo disolventes y pegamento. Muchos se dedican a recoger bolsas de plástico, latas, botellas, piezas de automóvil, neumáticos y otros objetos reciclables en los vertederos de las ciudades más grandes de Filipinas .

Cerca de 1.500 niños (según datos del año 2002) sufren también en la ciudad de Zamboanga el abandono y el abuso a causa de la estructura social del país que abre cada vez más distancia entre ricos y pobres. En esta ciudad , los problemas familiares resultantes de la pobreza hacen que los niños dejen sus hogares y se refugien en la calle. Estas situaciones de pobreza se ven agravadas por la guerra y la violencia del entorno que hacen que las familias emigren a las ciudades sin un proyecto de trabajo y sin saber cómo van a sobrevivir. Bajo estas circunstancias, los niños se ven obligados por su familia a trabajar y abandonar su hogar. Los niños de la calle son parte ya de la imagen de las calles de la ciudad lo que produce una situación alarmante y problemas en la población. Estos niños suelen estar muy delgados, en malas condiciones higiénicas y con mala salud. Apenas son capaces de sobrevivir a los peligros de la calle, entre ellos las enfermedades (incluidas enfermedades de transmisión sexual), lesiones o heridas a causa de accidentes (provocados por vehículos), peleas callejeras, maltrato de la policía, explotación sexual, posibilidad de caer en el consumo de drogas, etc. Para poder sobrevivir a estos peligros, los niños se protegen en grupos callejeros llamados gangas donde ellos creen encontrar el apoyo y la protección que necesitan. Sin embargo a través de estos grupos, se ven inducidos a su vez a robar, a prostituirse y al consumo y abuso de drogas

En tagalo significa “cuidar y guiar con ternura “ es un centro de acogida y acompañamiento dirigido niños-as que viven en la calle; le centro llevan trabajando en la ciudad de Zamboanga desde el año 1996. Este centro actualmente se ubica en el segundo piso de una casa alquilada y ofrece los siguientes servicios: Servicio de acogida: se sirve comida y se facilita un lugar donde descansar y dormir por la noche, con facilidades de aseo e higiene. Se incluyen un servicio de asistencia médica y psicológica y un servicio de asesoría jurídica. Servicios educativos: en el centro se organizan clases de alfabetización y de formación profesional, se dan sesiones de educación no formal en varios puntos de la ciudad frecuentados por estos niños y se ofrecen becas y acompañamiento para los que quieren seguir los cursos normales de la escuela tanto primaria como secundaria. Para los mayores se ofrecen cursos de formación de diferentes oficios en coordinación con establecimientos de la ciudad intentando buscarles trabajos estables. Servicios de Promoción de los derechos del niño: desde el centro se coordinan varias actividades de concientización de la población y a la vez de promoción y defensa de los derechos del niño.

Sensibilización de la comunidad: se incluyen diferentes actividades de sensibilización dirigidas a crear conciencia en los sectores más influyentes de Zamboanga, políticos y religiosos sobre la situación en la que viven los niños-as de la calle y la necesidad de ofrecerles mejores condiciones de vida

Este centro forma parte de los servicios que ofrece y mantiene la organización Katilingbam , una ONG dedicada al desarrollo humano de las comunidades de los desahuciados de la ciudad de Zamboanga; creada en el año 1996 con el auspicio del P. Ángel Calvo Misionero Claretiano en Filipinas desde hace 30 años.