Se encuentra usted aquí

ESCUELA "1 de MAYO" PARA LA COMUNIDAD 1º DE MAYO

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF
País: 
Bolivia
Lugar: 
Comunidad 1º de Mayo. Guayaramerín. Beni
Contraparte: 
Misioneros Claretianos de Guayaramerín
Coste: 
10.776,00€
Estado del proyecto: 
Ejecutado
Cofinanciadores: 
Beneficiarios y Contraparte Local
Ayuntamiento de Alcorcón
Fundación Proclade
Año inicio: 
2002
Año fin: 
2003

La comunidad de “1º de mayo” es una zona campesina a día y medio de barco por el río Mamoré Unos setenta kilómetros. La comunidad de campesinos está situada en el interior del bosque amazónico.

El ayuntamiento de Guayaramerín en medio de la crisis económica no puede atender todas las necesidades de los barrios ni de las zonas campesinas que dependen de él. Con este proyecto se pretende mejorar la posibilidad de acceso de los niños del lugar a una educación básica por medio de la construcción de dos aulas para los niños de la comunidad de “1º de mayo.

-*A.- Mejorar el proceso educativo en esta zona y de ahí reducir el porcentaje de analfabetismo que es un problema serio de esta zona mediante la construcción de dos aulas (con la nueva estructura se puede establecer un mayor dinámica en las aulas sin alteraciones permanentes)

  • B.- Alcanzar una base sólida para el desarrollo integral de la comunidad preparando los líderes del futuro potenciando, a la vez, la participación de los vecinos en la construcción y gestión de la escuela y en la puesta en marcha de otros proyectos comunitarios. Servirá para elevar el nivel cultural de la comunidad y que los “comunarios” tengan también un lugar adecuado de reunión

Actualmente los “comunarios” han realizado una aula que tiene techo de palma, las cuatro paredes de maderas colocadas en vertical, con puerta de madera y el suelo es de tierra. El territorio es una llanura. Cuando llueve en abundancia, algo frecuente en seis meses, el suelo del aula se llena de agua y de humedad. El ambiente no es el más adecuado para progresar en educación.

Existe un nivel alto de ausencia en la escuela. Se dedican al cultivo del campo, sin medios mecánicos ni de animales para el trabajo. Trabajan comunitariamente los sábados para la mejora de caminos y galpones comunes. Están acostumbrados al trabajo comunal y a buscar servicios comunes. Su economía es de subsistencia, con lagunas alimenticias (ausencia de leche y carnes). Las viviendas de estos “comunarios” sólo tienen una habitación y son de los mismos materiales que la escuela anteriormente descrita.