Se encuentra usted aquí

ECUADOR: CHAMANGA QUEDÓ DESTRUIDA, PERO NO EL CORAZÓN DE SUS HABITANTES

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

La semana pasada, los Misioneros Claretianos, junto con un grupo de voluntarios, realizaron la cuarta entrega de ayuda de emergencia en la localidad de Chamanga, en la Provincia de Esmeraldas. En esta ocasión, repartieron entre los damnificados carpas, alimentos no perecederos, proteínas, cocinetas, artes de pesca y agua, además de acompañamiento en los albergues. Aprovecharon también para celebrar una Eucaristía en acción de gracias por la vida y la distribución de premios para la organización de un bingo. Éstas son sus impresiones sobre la situación de la zona:

“Apenas un mes después de los terremotos del 16 de abril, la tierra en Ecuador volvía a temblar con una magnitud de 6,8 grados en la escalada Richter. Nuevos seísmos que hacían que Chamanga haya quedado arrasada prácticamente en un 99%. Estas nuevas réplicas ocasionaron que casas ya averiadas por el terremoto y algunas que todavía estaban habitadas colapsaran en su totalidad, dejando a sus habitantes con fuertes contusiones y generando un ambiente de miedo y pánico. Ante esta nueva situación, el albergue instalado por las autoridades del país, con cerca de 2.000 personas, no tiene capacidad para acoger a más damnificados. En consecuencia, los albergues sin apoyo de las autoridades van aumentando.

Ante esta situación, y ante la imposibilidad de muchas familias de no encontrar posibilidades para activar el factor económico y tener recursos propios que les conduzcan hacia una mayor autonomía familiar, decidieron invadir un terreno cuyo dueño reclama, originando un ambiente tenso y de posible desalojo por la fuerza, lo que ha hecho que empeore la situación. La Iglesia actúa de mediadora para encontrar una solución desde el diálogo, la tolerancia y el respecto.

A todo lo anterior se suma que Chamanga se ha quedado sin la presencia de las religiosas por motivos de salud y sin el diácono por traslado labora, lo que ha hecho que el centro de acopio de alimentos administrados por ellos haya llegado a su fin.

Por su parte, la escuela de educación general básica Monseñor Enrique Bartolucci resultó totalmente destruida con los terremotos. Sin embargo, con su plantel de docentes debidamente capacitado, inicia de nuevo la jornada escolar teniendo como salones las carpas, lo que llena de esperanza a la población y nos compromete a gestar solidaridad en nuestros hermanos para aminorar el sufrimiento de la población infantil y juvenil.

Y es que aunque Chamanga quedó destruida, no así el corazón de sus habitantes. Chamanga quedó con grietas, pero no así el corazón de la humanidad, de los pobladores de la zona, que esperan ver resurgir a su pueblo como parte de este milagro”.

-------

¡Ecuador sigue necesitando nuestra solidaridad! Fundación PROCLADE canalizará las ayudas que recibamos en nuestra cuenta: ES77 0049-3283-56-2015006031 (Banco Santander). Para el certificado de donantes, enviadnos vuestro nombre y apellidos, DNI y dirección a gestion@fundacionproclade.org.

Consulta aquí todas las noticias sobre la Emergencia Ecuador

Español