Se encuentra usted aquí

QUE EL DÍA DE LA NO VIOLENCIA NO QUEDE EN UN DÍA

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

La educación en y para la tolerancia, la solidaridad, la concordia, el respeto a los Derechos Humanos, la no-violencia y la paz son motivos para recordar este 2 de octubre

Se escogió esta fecha en honor a uno de los principales líderes que ha existido de movimientos no violentos, Mahatma Gandhi, líder de la independencia de la India y quién definiese la no violencia como: "la mayor fuerza a disposición de la humanidad. Es más poderosa que el arma de destrucción más poderosa concebida por el ingenio del hombre".

El principio de la no violencia –también conocido como la resistencia no violenta– rechaza el uso de la violencia física para lograr un cambio social o político. A menudo descrito como "la política de la gente común", esta forma de lucha social ha sido adoptada por muchas poblaciones alrededor del mundo en campañas en favor de la justicia social.

Desde Fundación PROCLADE trabajamos en proyectos para el fomento de la paz y la justicia y, solo en 2019, alcanzamos a 96894 personas con este objetivo. Y para que no quede solo en proyectos de cooperación, queremos difundir una serie de competencias actitudinales  para poder trabajar en pro de la no violencia con los niños, niñas y jóvenes y así participar de la transformación de este mundo desde la educación para la paz:

  • Interés por profundizar en el conocimiento de los conflictos, evitando posicionamientos de tipo "blanco o negro".
  • Disposición a reflexionar sobre los propios estereotipos y prejuicios.
  • Visión crítica frente a los mensajes de los medios de comunicación y sus representaciones o explicaciones de la violencia o el conflicto.
  • Motivación por participar en procesos de resolución pacífica de conflictos.
  • Tolerancia hacia las manifestaciones emocionales de otros, aunque no las compartamos.
  • Respeto y empatía hacia las víctimas de la violencia, aunque no compartamos sus circunstancias ni sus opiniones.
  • Disposición a utilizar los cauces y procedimientos a nuestro alcance para proteger a víctimas de la violencia.
Sin definir