Se encuentra usted aquí

LA PANDEMIA DE LO INVISIBLE

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Fundación PROCLADE y Solidaridad y Misión siempre hemos destacado nuestro compromiso y apoyo por la justicia social, como uno de los principios de nuestro trabajo. En este sentido, la lucha por el respeto a la dignidad de la persona y a los Derechos Humanos”, así como por la “igualdad de derechos y oportunidades para todos y todas, sin ningún tipo de discriminación”, son dos de los ejes fundamentales por los que apostamos día a día.

Sin embargo, estos dos principios siguen siendo vulnerados continuamente en muchos rincones del planeta. Personas que no ven reconocidos sus derechos más básicos y su vida de lucha y reconocimiento pasa invisible. Son los más vulnerables entre los vulnerables, para ellas, la pandemia no sólo es el coronavirus, para ellas, la pandemia es también vivir invisibles.

Hace algunas semanas nos llegó así una llamada a la acción, en esta ocasión desde nuestra parroquia claretiana de San Miguel Arcángel en Lima, Perú. Cientos de personas que, ante la llegada del Covid-19 y, sobre todo, debido a las medidas de confinamiento instauradas, veían como sus condiciones de vida por el aislamiento social y, a menudo, por la pérdida de todos sus ingresos, se hacían imposibles.

De entre los grupos de personas vulnerables, las consecuencias se han cebado con uno de ellos especialmente. Así comenzamos a trabajar en facilitar ayuda de emergencia y apoyo a un numeroso grupo de mujeres transexuales, una acción “enmarcada en un proyecto mucho más amplio de dignificación de sus vidas y que ya ha llegado a un total de 123 personas”, tal y como señala el Padre Benito García Ramos cmf, párroco de San Miguel Arcángel y coordinador de este proceso. Varios medios se han hecho eco de este trabajo, como Vatican News.

Decidimos priorizar esta emergencia, porque estas mujeres, no existen, no sólo sufren una tremenda y profunda discriminación, además de una enorme violencia a todos los niveles, sino que, en su país, no tienen ningún documento o censo que acredite su existencia, por tanto, permanecen invisibles a todos los niveles estatales, y ante una pandemia como esta, no reciben ninguna ayuda ni apoyo”. (Francisco Carril, director de Fundación PROCLADE).

Nuestra misión como institución claretiana, es estar con los más vulnerables y siempre estaremos con ellos. Su invisibilidad nos duele, por eso en el futuro seguiremos trabajando en su empoderamiento y lucha por los Derechos Humanos. Quiero compartir con todos vosotros y vosotras este artículo en el que os invito a reflexionar sobre ese “estar” con quienes más nos necesitan”. (Miguel Tombilla cmf, responsable de Solidaridad y Misión de la Provincia Claretiana de Santiago y Vicepresidente de Fundación PROCLADE).

Hoy, como en tantas otras ocasiones os invitamos a seguir haciendo con nosotros lo más difícil,  hacer visible lo invisible.

¡Amigas de Perú… os vemos!

Sin definir