Se encuentra usted aquí

MUJER, SALUD Y AGUA, FUENTES DE VIDA Y DERECHOS

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

MUJER, SALUD Y AGUA, FUENTES DE VIDA Y DERECHOS

Trabajar por la mejora de la salud y por el desarrollo y la equidad de género de las comunidades del municipio de Fray Bartolomé de las Casas en Guatemala han sido los dos objetivos principales de uno de los últimos proyectos que Fundación PROCLADE, gracias a la financiación de la Diputación de Zaragoza y el Ayuntamiento de Puertollano, ha estado llevando a cabo durante el último año en Centroamérica.

Para ello, desde la Fundación se buscó focalizar el trabajo en dos áreas muy concretas que pudieran incidir directamente en el bienestar de la población de esta zona: por un lado, la mejora en la calidad del agua potable y, por otro, la formación en salud y derechos de las mujeres de estas comunidades.

¿Y cómo se llevaron a cabo estos objetivos?

En una zona con una escasa calidad de recursos hídricos, y buscando reducir las enfermedades e infecciones que el consumo de agua no potable conlleva, el proyecto buscó por tanto, y en primer lugar, mejorar la calidad de vida de la población de esta área mediante la adquisición e instalación de 34 sistemas de purificación del agua para consumo humano que fueron distribuidos en diversos núcleos familiares y en las escuelas de las dos comunidades beneficiarias.

En segundo lugar, el proyecto puso en marcha diversos talleres para promover la formación de un total de 80 mujeres sobre temas como el uso correcto del agua, higiene, nutrición y manipulación de alimentos; así como de otros temas clave tales como salud preventiva, violencia intrafamiliar, salud sexual y reproductiva, y sobre Derechos Humanos de las mujeres indígenas. Todo ello con el fin de aumentar su capacidad de liderazgo, incidir sobre las desiguales relaciones de poder aún existentes y para contribuir a un desarrollo comunitario y local más equitativo, ya que, además, lo que se busca con estos talleres es que las mujeres sean finalmente multiplicadoras de la formación en sus comunidades locales.

Gracias a estas acciones, se ha logrado beneficiar a más de 1.500 personas, a través de la mejora de la calidad de vida y las condiciones de salud de todas estas personas, así como del desarrollo y la equidad de género de estas comunidades mediante el acceso a agua potable y la capacitación y organización de las mujeres como auténticas promotoras de derechos.

Si quieres ayudar a que desde Fundación PROCLADE sigamos haciendo posibles proyectos como éste, puedes colaborar a través de este formulario (haz click aquí) o puedes apadrinar a un niño o una persona mayor a través de este otro formulario (haz clic aquí).

 

 

 

Sin definir