Se encuentra usted aquí

EL AGUA NO ES UN POZO SIN FIN: ¡CUÍDALA!

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Hoy en día, en el mundo, 2100 millones de personas carecen de agua potable en el hogar y 4500 millones no disponen de saneamiento seguro. En algunos países del Norte, una sola persona consume diariamente 500 litros de agua, mientras que en el resto del mundo, mueren 1000 niños cada día por falta de agua, según UNICEF. Además, el 80 % de las enfermedades en los países menos desarrollados son ocasionadas por consumo de agua contaminada. Una buena higiene puede por lo tanto ayudar a prevenir enfermedades.

Como ya sabemos, el agua potable al igual que la higiene en el hogar no deben ser un privilegio exclusivo de los países más ricos. Es una necesidad fundamental para la salud y todos deberíamos ser conscientes y colaborar. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de la ONU promueve garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y saneamiento para todos. De aquí a 2030, deberíamos lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible y lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados para todos.

En 90 países, el progreso hacia el saneamiento es demasiado lento, por lo que sus habitantes no alcanzarán la cobertura universal para 2030. Por ello en la Fundación PROCLADE, también queremos ayudar y contribuir a la causa. Por ejemplo, en 2016, iniciamos un proyecto en Guatemala cuyo objetivo era abastecer y canalizar el agua potable mediante sistemas de recogida de agua de lluvia y formación, para así reducir las enfermedades en familias indígenas. Este proyecto finalizó con éxito en 2017 ya que llegamos a suministrar agua potable de forma permanente a 19 familias y una Escuela municipal, y a suministrar 20 Ecofiltros purificadores para garantizar siempre la potabilidad del agua.

Claudia Coma, alumna del colegio Union-Chrétienne de Saint Chaumond

Sin definir