Se encuentra usted aquí

¿EL BAÑO, POR FAVOR?

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Todos hablamos de ello, porque todas las personas lo hacemos… si, si, hablamos de ir al retrete… y además, con la pluralidad de sinónimos que nos brinda nuestra lengua, usamos muchísimas expresiones para utilizar el baño, así que cada uno que piense en la suya… la que usas cuando la naturaleza te llama y tienes que ir corriendo… ¿un baño, por favor? que agradable sensación cuando uno se estaba aguantando las ganas y por fin consigue hacer… pues lo que se hace en un retrete… pero… ¿y qué pasaría si no lo tuviéramos? ¿o si el que tenemos careciera de desagüe, alcantarillado, colector, sistema de tratamiento de aguas residuales, etc.? Pues más de la mitad de la población mundial, unos 4.200 millones de personas, no tienen.

Quizás que haya un Día Mundial del Retrete nos pueda sacar una sonrisa… claro que sí… pero la gravedad de no tenerlo es dura, muy dura… tanto como que casi 300.000 menores de cinco años mueren cada año debido a enfermedades diarreicas causadas por las malas condiciones sanitarias o agua no potable… y es que es difícil que haya buenas condiciones sanitarias, que el agua esté limpia y pueda ser consumida cuando no hay un baño cerca, porque uno lo tiene que hacer donde puede, donde sea… y aún habiendo un baño, cabe la posibilidad de que no tenga un depósito de almacenaje de la materia fecal y es aquí donde todo se complica… se filtra a la tierra… se filtra a las aguas subterráneas… y tenemos el abono y caldo de cultivo perfecto para enfermedades producidas por todo tipo de virus y bacterias… así es que actualmente el 80 % de las aguas residuales retornan al ecosistema sin ser tratadas o reutilizadas… la repercusión en el medio ambiente es terrible, y si, el cambio climático, también tiene que ver con esto… no es ajeno.

Un baño, un simple baño… la ausencia de un retrete quizás ya sólo la recuerden nuestras personas más mayores, pero a nosotras nos parece impensable… y sin embargo que de problemas derivan de su ausencia. Porque al retrete, le suele acompañar una ducha y un lavabo, y actualmente 3.000 millones de personas, un 40 % de la población mundial, no tiene instalaciones en las que lavarse las manos con agua y jabón… y si algo hemos aprendido en este mundo pandémico, es la importancia de lavarse las manos ¿verdad?

 

Y… cuando uno tiene que hacer sus necesidades en plena naturaleza… se aleja un poco siempre… donde nadie le vea… y que los restos no se queden cerca de nuestra casa… pero en muchos países esa intimidad tiene un precio y cientos de mujeres son atacadas sexualmente y violadas cuando acuden a ese baño improvisado, sin paredes ni tejado.

No sintamos vergüenza, hoy es el día, reivindiquemos ese retrete para todas las personas del mundo, porque en este día, en el que quizás leer que existe un día para el retrete nos haga reír, que estemos hablando de donde hacer pis y caca nos sonroje… desde Fundación PROCLADE, solo podemos deciros que un retrete salva vidas, muchas, muchísimas, y por eso los construimos, por eso hacemos instalaciones de lavado de manos, instalaciones de salubridad básica, porque son necesarias, porque salvan, porque nos protegen de males mayores, porque hacen que el medio ambiente pueda ser cuidado, y en definitiva porque todos tenemos Derecho a vivir la agradable sensación de lo que la naturaleza nos pide que hagamos, en un sitio digno, seguro y sano.

 

Por Francisco Carril Álvarez, director de Fundación PROCLADE

 

 

 

Sin definir