Se encuentra usted aquí

Declaraciòn abierta de Organizaciones de la Sociedad Civil europeas sobre reforma a la gobernabilidad del FMI

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Bajo los auspicios de la décimo tercera revisión de cuotas en el Fondo Monetario Internacional, se ha producido una creciente discusión acerca de la modificación al régimen de gobernabilidad de la institución. Las organizaciones de la sociedad civil y otros vienen señalando desde hace tiempo que el FMI ejerce un enorme poder sobre los gobiernos de los países en desarrollo y aún así presenta graves deficiencias a nivel de su democracia, transparencia, responsabilidad, legitimidad y eficacia. Para revertir este déficit democrático, es preciso que tenga lugar una reforma fundamental de las estructuras de poder y responsabilidad de la institución.

Al tiempo que Estados Unidos es el accionista mayoritario del FMI, los gobiernos europeos cuentan con el potencial necesario para realizar o truncar cualquier esfuerzo por fomentar una reforma, y deben actuar pro-activamente para proponer medidas destinadas a facultar aquellas voces que han permanecido silenciadas durante demasiado tiempo en lo referente a la gobernabilidad del sistema económico mundial.

Los organizaciones que suscriben la presente declaración exhortan a sus gobiernos en Europa a presentar conjuntamente una propuesta progresista para una reforma fundamental del FMI que incluya, como mínimo, lo siguiente:


 1) Poner fin a la desigualdad en la toma de decisiones

El directorio ejecutivo y junta de gobernadores del FMI no otorgan a todos los países iguales oportunidades para representarse a sí mismos. Los votos son adjudicados en base a un sistema de "un dólar, un voto" que otorga prioridad a la riqueza sobre la democracia. Los países más ricos dominan el directorio ejecutivo tanto en términos de asientos como de votos a pesar de que el Fondo se ha visto crecientemente involucrado en países únicamente de bajo y mediano ingreso. Este sistema, diseñado durante la época del colonialismo y controlado por los gobiernos de los países desarrollados, resulta inadecuado y debería ser modificado fundamentalmente.

Exigimos una estructura auténticamente democrática, que cumpla con los estándares democráticos que son de esperarse a nivel nacional. Para avanzar hacia este objetivo exigimos la adopción inmediata de una sistema de votación por mayoría doble. Las decisiones de los directorios deberían adoptarse solo cuando hubiera acuerdo entre la mayoría de gobiernos miembros y además dicha decisión reuniera el apoyo de una mayoría de votos. La toma de decisiones sobre la base de "cada país un voto" debería contrabalancear el sistema de "un dólar, un voto". La combinación del actual sistema de votación ponderada con la exigencia de un acuerdo por parte de una mayoría de gobiernos miembros sería un avance hacia el fin de la desigualdad en la toma de decisiones del FMI.


 2) Realizar selección abierta del liderazgo

R. Rato - FMI
El director gerente y subdirector gerente del FMI desempeñan un papel importante en definir la orientación de la institución. La convención de países europeos que postulan al director gerente del FMI mientras Estados Unidos designa al presidente del Banco Mundial y al primer subdirector gerente del FMI resulta inaceptable.

Exigimos la introducción de un proceso transparente y democrático para la selección de los directores de las organizaciones multilaterales. Esto debería incluir de forma igualitaria a todos los países miembros y a las agrupaciones de actores relevantes, y evaluar a los candidatos en base a los méritos sin tener en cuenta su nacionalidad. Debería fomentarse activamente la diversidad geográfica en los altos cargos. Dicha reforma solo sería significativa si trajera aparejado el fin de la desigualdad en la toma de decisiones a modo de que todos los gobiernos miembros pudieran participar efectivamente en el proceso de selección.


  3) Tornar transparentes a los organismos de gobernabilidad

Los avances en lo que respecta a aumentar la transparencia del directorio del FMI han sido insuficientes. Entendemos que dado que esta institución toma decisiones que afectan el bienestar de la población a nivel mundial, los ciudadanos tienen derecho a saber cuáles son las posiciones que adoptan sus representantes dentro de las estructuras de gobernabilidad del Fondo.

Exigimos se publiquen las transcripciones de las reuniones de directorio del FMI para que los ciudadanos puedan estar al tanto de quién toma cuál posición. Esto debería reflejar una maniobra más amplia hacia la presunción de difusión para toda la información (ver Iniciativa para la Transparencia Global). Las excepciones a este principio deberían establecerse de forma precisa y en base a una indicación clara del daño que podría provocar la difusión de cierta información específica. Además, exigimos que los miembros del directorio expresen su posición en todas las decisiones a través de votaciones formales en lugar de hacerlo a través de indicaciones informales, y que estas votaciones sean asimismo dadas a conocer. Este es un complemento necesario a cualquier otra reforma si es que el FMI y sus gobiernos miembros han de asumir responsabilidad frente a los ciudadanos.


 Seguir adelante

Ahora es el momento para que los gobiernos europeos den un paso hacia adelante, de manera coordinada, para proponer una reforma integral del FMI. Los gobiernos de los países desarrollados deben sacrificar su dominio en materia de asientos en el directorio del FMI así como su excesivo poder de decisión. Estas exigencias representan meramente algo mínimo a incluirse en las propuestas para reformar fundamentalmente la gobernabilidad del Fondo. También deberían incluirse medidas adicionales para revertir el déficit democrático de estas instituciones:

 * Aumento de los votos básicos asignados a cada país como miembro de las instituciones;
 * Reducción del número de asientos europeos en los directorios;
 * Introducción de una rendición de cuentas democrática para los directores ejecutivos;
 * Garantía de que los sistemas de gobernabilidad del Banco Mundial no sean definidos por aquellos del FMI; y
 * Creación de fórmulas separadas para determinar la ponderación de los votos en, el acceso a los recursos del y las contribuciones financieras al FMI.

Solamente promoviendo la democracia y la transparencia en la gobernabilidad financiera mundial, será posible mantener la esperanza de contar con una gobernabilidad justa y eficaz a nivel de la economía mundial.


 Firmas:

 1. Bretton Woods Project, UK
 2. Agir ici, France
 3. Les Amis de la Terre, France
 4. WEED (World Economy, Ecology and Development), Germany

Español