Se encuentra usted aquí

ASUME LOS CONSENSOS CIENTÍFICOS EN TORNO AL CAMBIO CLIMÁTICO

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

La campaña de "Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza" empieza fuerte el año. Así, para el comienzo del 2018, propone en enero y febrero el noveno principio del Decálogo Verde: "Asumirás los consensos científicos". Las entidades promotoras de la Campaña (Cáritas, Manos, Unidas, Justicia y Paz, CONFER y REDES) recuerdan así las palabras de la Laudato Si: "numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero emitidos sobre todo a causa de la actividad humana". Es el propio Papa Francisco quien afirma que "hay un consenso científico que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático y que numerosos estudios científicos señalan que, en gran parte, el calentamiento global de los últimos años o décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero".

Para ayudarnos a asumir e interiorizar estos concensos científicos de los que nos habla la encíclica, esta campaña de la plataforma Enlázate por la justicia ofrece los siguientes materiales:

- Materiales y oraciones para niños y jóvenes

Reflexiones y oraciones para adultos

 

Alerta de la comunidad científica

El pasado mes de noviembre, la prestigiosa revista BioScience, editada por la Universidad de Oxford, publicaba un análisis en el que un grupo de 15.000 científicos de 184 países alertaban, por segunda vez en 25 años, de las negativas tendencias ambientales que amenazan "seriamente" el bienestar humano y causan daños "sustanciales e irreversibles" a la Tierra. El artículo habla de las "señales obvias de que vamos por un camino insostenible", aunque también ofrecen acciones para intentar revertir las tendencias actuales. Se indica, asimismo, que casi todos los problemas que acucian al planeta son ahora "mucho peores" que en su primer llamamiento de 1992. 

Ante esta situación, las entidades promotoras de esta campaña recuerdan que la ecología no sólo es un reto técnico; es también un desafío en clave personal que nos compete a cada uno de nosotros, como proclamó el papa San Juan Pablo II en 2002, al recordar que cada cristiano tiene una "vocación ecológica" que, en nuestros días, es más urgente que nunca. La crisis ecológica no obedece únicamente a las prácticas políticas, tecnológicas o financieras que están detrás de la descontrolada explotación económica de la Tierra. El origen central de esta catástrofe hay que buscarlo también en el propio ser humano, en el deterioro de su comportamiento relacional consigo mismo, con los demás, con Dios y con toda la Tierra. Como se lee en la Laudato Si, la conversión salva al ser humano, que debe aprender que "el auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás". 

Así, la verdadera ecología, además de asumir los consensos científicos, va más allá, pues es al mismo tiempo protección del medio ambiente, ecología humana, ecología social y ecología cultural. La humanidad necesita una profunda renovación cultural sobre la que construir un futuro mejor para todos. Las situaciones de crisis actuales, ya sean de carácter económico, alimentario, ambiental o social, son también crisis morales relacionadas entre sí. Por ello, la campaña anima a asumir un modo de vida inspirado en la sobriedad y la solidaridad, con nuevas reglas y formas de compromiso, apoyándose con confianza y valentía en las experiencias positivas que ya se han realizado. Sólo así, la crisis actual se convierte en ocasión de discernimiento y de nuevas proyecciones.

 

Voces que claman

Para apoyar con la fuerza de los testimonios, este bimestre se recoge la voz de Yanuaatamain, líder del Pueblo Awajún, en la Amazonía peruana, quien denuncia los efectos de las actividades extractivas en sus tierras ancestrales. “Muchas mañanas en el rio Marañón familias enteras despertaban porque un olor fuerte no les dejaba dormir. Era el petróleo que estaba pasando por el río. El Estado y la empresa petrolera estaban tratando de ocultar la realidad. Desde la Constitución de los Estados, de un momento a otro, nuestro territorio no era nuestro y cuando intentábamos reclamar, nos criminalizan. Muchas personas y organizaciones nos levantamos a decir: basta ya. Aparte de contaminarnos y matarnos, quieren callarnos”. “Pero todo está concentrado en Lima, Petro Perú está allí, que es la responsable de los derrames petroleros. El río Chiriaku comienza en el Marañón y esa contaminación va como el río a todas partes. “La dimensión humana no es sólo de nosotros, es de todos: de las plantas, los peces, las montañas; de ahí el respeto, la convivencia en armonía. Nosotros somos unos más, no somos superiores, es una dimensión de horizontalidad, ese respeto, esa consideración”, añade.

 

Qué podemos hacer

 Ante el desafío que plantea esta situación, la campaña propone las siguientes acciones:

- Informarnos sobre la dimensión y la magnitud de este fenómeno

- Preguntarnos sobre el origen del calentamiento global. Hay personas y organizaciones que niegan que la actividad humana sea causante del cambio climático. Para llegar a tener una opinión formada al respecto, puede ser interesante saber quiénes son, a qué intereses responden, de dónde sacan el dinero y comparar sus argumentos con los que ofrece, por ejemplo, la encíclica Laudato Si’ o el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático

- Si llegamos a la conclusión de que la encíclica y su propuesta de asumir los consensos científicos en este tema es la más apropiada, no podemos quedarnos dormidos ante la magnitud del problema: hay que tomar partido, reconocer la actividad humana como causante del calentamiento global e interiorizar su relación con la pobreza

- Defender nuestros argumentos en aquellos ambientes en los que nos relacionamos, involucrarnos en organizaciones y campañas que den a conocer las causas y consecuencias del calentamiento global y cambiar aquellos modos de vida que sabemos que son causantes de los cambios citados.

- Podemos tomar partido por aquellas opciones que asuman los consensos científicos en relación al calentamiento global, y nos presenten propuestas decididas y valientes para abordar sus causas, así como empezar a cambiar nuestro modo de vida diario, pasando a consumir bienes y servicios de empresas que asumen esos consensos y han tomado decisiones para producir de manera más sostenible.

Sin definir