Se encuentra usted aquí

INDIA: ENCUENTROS TRANSFORMADORES

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Para empezar bien la semana... nuestras voluntarias en la India comparten con nosotros cómo está yendo su experiencia, llena de contrastes, de sentimientos encontrados, pero, ante todo, de humanidad:

Tras un largo viaje y una gran acogida por parte de los Claretianos, llegamos a nuestro primer destino en Bangalore: Sumanahalli.

Allí pudimos compartir nuestro tiempo con los pacientes de los diferentes centros; enfermos de lepra, SIDA; así como en el Colegio St. Joseph y el Orfanato.

Aunque al principio nos costó adaptarnos por el cambio de comida, horarios, idiomas y costumbres, después de la primer semana, entramos de lleno en la vida india. Y es que los indios lo ponen muy fácil, con su forma de sonreír, su amabilidad, sus gestos y su simpatía. Creemos que las actividades y talleres que realizados les aportaban mucha diversión, permitiéndoles salir de su rutina y compartir buenos momentos.

Con el paso del tiempo también ellos, se fueron abriendo a nosotros y pudimos conocer su realidad de una manera más cercana.

La experiencia continuó en Athani en una escuela para personas ciegas. Fue todo un reto, ya que además de la complicación del idioma se suma el hándicap de la discapacidad visual. A pesar de las aparentes dificultades llegamos a tener una relación cercana gracias a la comunicación que establecimos a través de la música, los juegos, el deporte, el cariño y el tiempo compartido. A esta experiencia se suman también una serie de niños que el centro acoge por diversas razones y que también llegaron a formar parte de la familia. Y es que así nos sentimos, una familia. Aprendimos mucho de ellos, por su forma de mirar, de ayudar, de querer, de reír, pequeños gestos que marcan una diferencia.

Nuestro próximo destino fue en Belgaum. Allí nos abrió las puertas el Hope, un centro que acoge y ayuda a las personas que están rehabilitándose de problemas con el alcohol y otras drogas. La primera impresión fue distante debido a que tienen un sistema rígido y unas normas estrictas. Pero esto, no impidió que poco a poco nuestra opinión cambiara y descubriésemos en cada uno una persona con un corazón y una historia. Los talleres y juegos que hemos utilizado nos han servido de instrumento para llegar a comprender que las primeras impresiones, son solo eso, y que merece la pena conocer lo que hay más allá.

 

Español