Se encuentra usted aquí

SUDÁN DEL SUR: CON TIRITAS Y PARCHES

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

La frágil paz en Sudán del Sur sigue aguantando a penas y las conversaciones de paz volverán pronto a comenzar; pero da la impresión de no estar más cerca de una solución permanente y una hoja de ruta clara para avanzar. Un informe del "Sudd Research Institute" ofreció este cuadro estadístico:                

 Resumen del presupuesto  Nacional  para 2014/2015 en porcentajes
Seguridad: 36.6%
Tansferencias y otros : 20.9%
Cumplimiento de la ley: 14.3%
Administración Pública: 8.1%
Educación: 5.6%
Salud:3.5%

Recursos naturales y desarrollo rural: 3.2%
Actividades económicas: 2.9%
Control de cuentas: 2.4%
Infraestructura:1.7%
Asuntos humanitarios y sociales: 0.9%



Me imagino que "seguridad" cubre lo militar. El Estado de Derecho atrae mucha financiación pero los resultados no son evidentes. ¡Qué fuerte contraste con la suma que se gasta en Educación, Salud e Infraestructuras! ¿Qué nos dice esto sobre prioridades? Pero pienso que las estadísticas más deprimentes se refieren a las niñas privadas demasiado rápidamente de su infancia y adolescencia.

En un artículo publicado recientemente se afirma:"En Sudán del Sur el 7,3% de las niñas en Sudán del Sur se casan antes de alcanzar los 15 años y el 42,2% entre los 15 y 18 años. Esto contribuye al alto número de niñas que abandonan la escuela primaria antes de terminar el ciclo de ocho años; mientras que alrededor del 37% se inscriben en la escuela primaria, solamente alrededor del 7% completan el currículo y solamente el 2% se inscribe en la escuela secundaria."

Lo señalado más arriba es malo pero el informe Sudd señala la situación desastrosa para las madres.Ciertamente no es nada fácil ser madre joven en muchas partes de Sudán del Sur. Por desgracia, a niños y jóvenes no les va mejor al ser obligados a enrolarse en el ejército a la fuerza. Son demasiados, por lo que es desleal e injusto y esto no sería tolerado en la mayoría de países. Sin embargo los jóvenes con los que trabajamos nos dan esperanza. Aún tienen el optimismo natural de la juventud. Además hay mucha gente maravillosa en este país intentando cambiar para mejor -32 congregaciones religiosas con sus ministerios además de muchas congregaciones que se han unido para formar Solidarity con Sudán del Sur- Hay también muchas ONGs y las agencia de la ONU ofreciendo apoyo masivo.

La frustración es que sabemos que principalmente estamos poniendo parches cuando en realidad subyace un malestar más grande que somos incapaces de afrontar. El país está clamando desde dentro por un mejor liderazgo. Nosotros, "kawadjas", no podemos solucionarlo desde fuera pero podemos ayudar. Llevará tiempo pero tenemos que preparar a la próxima generación de líderes mejorando la educación impartida en las escuelas, la preparación de personal sanitario cualificado, desarrollando iniciativas en la reconciliación y la curación de traumas y proporcionando formación en mejores técnicas para la agricultura. Está siendo una realidad. Espero y ruego que a nuestros generosos donantes de este mundo, que están financiando este apoyo esencial, no se les agote la paciencia.

Los Obispos Católicos de Sudán del Sur han hablado claramente: Esta guerra es maldad. Como personas no debemos tener miedo de llamar pecado a lo que es pecado, y por consiguiente nosotros decimos que esta guerra es pecado... ¿Cómo progresará la nación si el dinero se gasta en armas de destrucción en lugar de carreteras, escuelas, hospitales, y actividades de desarrollo? ¿Cómo se establecerá una democracia civil si la nación permanece tan militarizada?... Esta es una guerra para conseguir el poder, no para lograr el bien de la gente. Las aspiraciones de algunos individuos y facciones han llevado a un ciclo de venganza asesina. La nación necesita ser salvada de este pecado

No creo que la verdad pueda ser expresada de una manera más clara que esta.

Hermano Bill Firman.

Español