Se encuentra usted aquí

INDÍGENAS Y POBLADORES DE SAN MIGUEL, PRIMEROS BENEFICIADOS

Versión para impresiónEnviar por emailVersión PDF

Mientras la ciudad colombiana de Mocao recupera la electricidad, todavía son miles las personas que siguen sin haber recuperado su vida: siguen sin luz, sin agua, sin casa… y con un futuro más en el aire que nunca. Esta es la situación que han visto con sus propios ojos los Misioneros Claretianos de la Provincia de Colombia-Ecuador que esta semana pudieron visitar la ciudad devastada por la creciente de los tres ríos aledaños.

 

En esta primera visita realizaron ya una entrega de ayuda por valor de 2.000 dólares consistente en ollas, lonas de plástico para los albergues de las personas afectadas, proteínas, sistemas para clorar el agua… Además, han podido detectar algunos de los colectivos más vulnerables con los que trabajarán durante los próximos meses. Se trata de los indígenas y los pobladores del barrio San Miguel, que no se encuentran en los albergues organizados por el Estado.

En el caso de los indígenas Kamentsa, se trabajara con 12 núcleos familiares que se encuentran resguardados en la parte alta de la ciudad. Se trata de familias que vivían en el centro de la ciudad y que se dedicaban a prestar servicios de salud como ventas de medicamentos y otros productos de higiene, servicios de terapias… Con ellos, la intervención se centrará en la reactivación de los medios de vida, lo que generará una incidencia muy positiva. 

Los pobladores del barrio San Miguel, ubicados en la Escuela de Villa Rosa, son alrededor de 150 núcleos familiares, unas 500 personas. En este caso,  la primera ayuda de emergencia consistirá en alimentos, kits escolares para los niños y ayuda para la reconstrucción de su vivienda.

Durante esta primera visita, los Misioneros Claretianos pudieron constatar también la buena gestión de la emergencia por parte de las instituciones presentes en el lugar, entre ellas la Diócesis de Mocoa, a través de la pastoral social. Precisamente también ayudarán a la Diócesis con el banco de alimentos que está organizando para cuando el resto de ayudas desaparezcan. Porque recuperar Mocoa es un proyecto de todos y a largo plazo.

Ante el desborde de los ríos, que se desborde también nuestra solidaridad. En esta primera fase de ayudas básicas en la Emergencia de Colombia, Fundación PROCLADE canalizará las ayudas que recibamos en la siguiente cuenta: ES77 0049-3283-56-2015006031 (Banco Santander). Para el certificado de donantes, enviadnos vuestro nombre y apellidos, DNI y dirección a gestion@fundacionproclade.org.

 

 

Español